viernes, 22 de septiembre de 2017

22 DE SEPTIEMBRE


LA AMADA INMORTAL
(EL JOVEN BEETHOVENN)
Vicente Muñoz Puelles
Ilustrado por Eugenia Ábalos
2017


El incendio de la biblioteca 

"—¡Fuego, fuego! —oí que gritaban desde la calle. Me aparté de la mesa del taller, en el segundo piso, donde estaba limpiando unas cubiertas de cuero, y me asomé por la ventana. Había una humareda rojiza, fluctuante, que destacaba en la oscuridad de la noche. «Es la zona de palacio», pensé. Pero, cuando identifiqué el lugar, sentí como si el corazón me diera un vuelco. —¡La biblioteca! —grité, sin poder contenerme. Me había quedado sola, tras la hora de cierre, para adelantar el trabajo. Apresuradamente saqué la bicicleta de la trastienda y eché la verja. "


Renata Tarrach, una joven aprendiz de encuadernadora, se entera de que la biblioteca Anna Amalia, en Weimar, está ardiendo. Se lanza a la calle y acude a la biblioteca donde ayuda a bajar los libros en una cadena humana. 
Cuando, muchas horas después, se dirige a su casa, Renata tropieza con una carpeta que debe haberse caído de algún transporte. En su interior encuentra un manuscrito redactado por Beethoven en julio de 1812, un cuaderno íntimo donde el músico le cuenta a una mujer desconocida, la amada inmortal, episodios de su infancia, su juventud y los inicios de su madurez. En el relato de Beethoven están siempre presentes la música y la contemplación de la naturaleza, fuente para él de continua inspiración.
La carta a la Amada Inmortal es un documento que los hermanos y el secretario del músico hallaron ocultos, tras la muerte del compositor, junto al Testamento de Heiligenstadt.  Es una carta de amor escrita en tres partes, sin que se indique quién es su destinataria, solo se sabe que fue fechada un lunes 6 de junio por la mañana, por la tarde del mismo día y durante la mañana del día siguiente. Desde su aparición ha sido motivo de análisis y especulaciones por estudiosos de todo el mundo sin que hayan llegado a ningún acuerdo sobre la destinataria de la misiva. 

El libro se estructura en tres partes. La primera se titula El hallazgo, contada en primera persona por la joven aprendiz y hace referencia al descubrimiento de manuscrito; la segunda, Cuaderno íntimo, es la parte que narra la vida y pasión amorosa contada por el sordo genial y la tercera, Los logros, narrada, nuevamente, por la joven aprendiz de encuadernadora, es la parte que cierra el libro. 


"Está tranquila. Tan sólo contemplando con tranquilidad nuestra vida alcanzaremos nuestra meta de vivir juntos. Está tranquila, quiéreme. Hoy y ayer ¡cuánto anhelo y cuántas lágrimas pensando en ti... en ti... en ti, mi vida... mi todo! Adiós... ¡quiéreme siempre! No desconfíes jamás del fiel corazón de tu enamorado Ludwig. Eternamente tuyo, enternamente mía, eternamente nuestros."

Os dejo las primeras páginas de este libro.






0

jueves, 21 de septiembre de 2017

21 DE SEPTIEMBRE


IMAGINE
John Lennon
Ilustrado por Jean Jullien
Prólogo de Yoko Ono Lennon
2017


"Levanta el vuelo con una paloma que emprende un viaje por todo el mundo para difundir un mensaje de paz y tolerancia entre los pájaros de todas las formas y tamaños. Este enternecedor libro, creado con la letra de la inmortal canción de John Lennon en colaboración con Amnistía Internacional, se atreve a imaginar un mundo en paz. «Imagine es un alegato lleno de fuerza, escrito con un amor impresionante y profundo por la humanidad y su futuro». Yoko Ono Lennon


Se supone, aunque los indicios nos lo nieguen, que hoy es el dia internacional de la paz (las minúsculas no son casuales). Es el dia elegido para el lanzamiento editorial de este libro que contiene la famosa  canción de John Lennon ilustrada por el genial Jean Julien (el mismo que fusionó el símbolo  de la paz con la torre Eiffel cuando los atentados de París de 2015). 
"Imagine" es el himno oficial de Amnistía Internacional y será esta organización quien reciba todos los beneficios por la venta de este libro. 

La editorial Flamboyant ha comprado los derechos de este libro para España. Lo edita en bilingüe, (Inglés/Castellano -Inglés/Catalán). La responsable de dicha editorial se manifiesta así en relación a este libro 

"Aunque el álbum, de 33 páginas, está dirigido a la franja de edad de 4 a 12 años evidentemente, un niño no conoce a Lennon, es el típico libro para que los tíos lean a sus sobrinos y así conozcan una canción emblemática que ya cumple 46 años. "

Buena iniciativa que se merece todos los éxitos. 


0

miércoles, 20 de septiembre de 2017

20 DE SEPTIEMBRE


RASMUS Y EL VAGABUNDO
Astrid Lingrend
Ilustrado por Pablo Auladell
1ª ed.1956 - Kalandraka- 2011

"Rasmus estaba en lo alto del tilo, sentado en su rama favorita, pensando en todo lo que no debiera existir en el mundo. ¡Lo primero, las patatas! Aunque hay que reconocer que, bien guisadas y con una buena salsa, no están mal para cenar los domingos. Lo malo es que crecen por todas partes, por lo cual hay que escardar las plantas y cubrirlas con tierra ¡Una auténtica bendición de Dios!"

La gran Astrid Lindgren, premio Hans Christian Andersen 1958 por toda su trayectoria literaria, nos cuenta la historia de Rasmus, un niño de nueve años que vive el orfanato de Västerhaga; su mayor anhelo es conseguir el padre y la madre soñados pero, por desgracia, las parejas que acuden al orfanato a buscar un hijo,
tienen tendencia a preferir a las niñas con el pelo rizado y Rasmus, además de ser niño, tiene el pelo completamente lacio, así que un buen día toma una decisión: saldrá al mundo en busca de esos padres perfectos a los que debe convencer de que él es mucho mejor que cualquier niña de rizos.
En su primera noche fuera del orfanato, sin embargo, a quién se encuentra es a Óscar, un vagabundo de buen corazón que vive a salto de mata, haciendo trabajillos ocasionales en las granjas que encuentra en su camino y cantando canciones que hacen suspirar a las granjeras. Óscar disfruta intensamente de su libertad y del contacto con los demás pero, como todo vagabundo, también debe enfrentarse cada día a la injusticia y a los prejuicios. Cuando en el camino de Óscar y de Rasmus se crucen una banda de malvados ladrones, ambos deberán demostrar su valor, su solidaridad y, sobre todo, su profundo sentido de la justicia. Y Rasmus descubrirá que a lo mejor los padres perfectos no tienen porque ser ni tan ricos, ni tan guapos, ni tan perfectos.

"...No es que Rasmus fuese más perezoso que los demás niños de nueve años. Lo que pasa es que, como era natural en un niño de su edad, odiaba todo lo que le impidiera subirse a los árboles, bañarse en el arroyo o formar con los demas niños bandas de ladrones para quedarse al acecho detrás del almacén cuando alguna de las niñas venía a buscar patatas. Él pensaba que, en verano, estando de vacaciones, uno debía ocuparse solo de esas cosas. A la señorita Halcón no se le podía hacer entender eso, lo cual también era bastante natural. El orfanato de Västerhaga era una institución municipal, pero se mantenía en gran parte con la venta de huevos y hortalizas. Los niños eran mano de obra necesaria y barata, y la señorita Halcón no les imponía obligaciones inhumanas, aunque Rasmus por su parte considerase inhumanotener que estar un día entero escardando patatas..."
 
Varias adaptaciones cinematográficas has salido de esta historia. Esta última edición con el sello de Kalandraka cuenta con la maestría gráfica del alicantino Pablo Auladell.



0

martes, 19 de septiembre de 2017

19 DE SEPTIEMBRE


LA PRIMERA VEZ QUE NACÍ
Vincent Cuvellier
Ilustrado por Charles Dutertre


"La primera vez que nací" cuenta toda esa marea de emociones y sentimientos que me hace capaz de entenderme y de contarme lo bonito que es la maternidad, vivida desde ambos puntos de vista, el de la madre y el de la hija.

                                            Visto en LITERATURA INFANTIL RESPETUOSA




La primera vez que abrí los ojos, los cerré rápidamente. Lloré. Levanté mis manos al cielo y las posé entre dos montañas de leche. Dejé de llorar. Abrí los ojos por segunda vez en mi vida. Vi la luz más suave del mundo: eran los ojos de mamá.



La primera vez que me metieron en el agua, lloré, grité, agité los brazos y pataleé. Todo el mundo a mi alrededor se reía. Y además, no sé por qué, mi cabeza se deslizó dentro del agua. Eso me recordó a cuando fui un pez.

La primera vez que hice pipí, fue encima de papá.

La primera vez que mi abuelo murio, mamá me abrazó para consolarme. Pero, en realicad, fui yo quien la abrazó para consolarla.

La primera vez que monté en bicicleta sin ruedines, lo hice con los ojos cerrados, sin manos y sin papá.

La primera vez que me resbalé en una roca, la roca lloró. Yo no.

La primera vez que… ¡Ah, me encanta esta primera vez! Era un domingo por la noche, volvíamos de la playa. Estaba enrollada en una manta, en el asiento trasero del coche. Papá se dio la vuelta cuando el semáforo estaba en rojo y dijo: “La pequeña duerme” Cuando llegamos a casa, seguí con los ojos cerrados, precisamente para oír decir a papá “shhh” y sentir cómo me cogía en brazos. Sonreí. Papá me susurró algo al oído y fue la primera vez que le oí decir: “Mi pequeña marmota…mi querida pequeña marmota”

La primera vez que subí en autobús, piqué el billete tres veces. Para estar segura. Luego me subí en las rodillas de papá y le besé tres veces. Para estar segura.

La primera vez que me disfracé, fue de princesa. La segunda vez que me disfracé fue de princesa. La tercera vez que me disfracé, fue de princesa. Por lo tanto soy una princesa.

La primera vez que vi la mar, ella dijo: “Qué grande es, qué bella es, qué ojos tan azules tiene”.

La primera vez que vi una estrella fugaz en el cielo, pedí un deseo. Pero no puedo decirlo porque si no, no se cumplirá.

La primera vez que vi hun búho, me pareció muy chulo. La primera vez que vi un chulo, tenía cara de búho.



La primera vez que toqué la trompeta delante de todo el mucho, papá apenas se lo podía creer y mamá daba golpecitos con la mano y con el pie.

La primera vez que cumplí 13 años, cambié.

La primera vez que su mano tocó la mía, sentí el viento soplar sobre mis párpados cerrados.

La primera vez que le vi, llebaba una camisa azul celeste y le brillaban los ojos.

La primera vez que le quité la camisa azul celeste, los ojos le brillaron aún más.

La primera vez que te moviste dentro de mi vientre, cerré los ojos y escuché el sonido del mar.

La primera vez que te vi, fuiste tú quien cerró los ojos y esta vez el mar era yo.

La primera vez que mamá supo que iba a ser abuela y que papá supo que iba a seer abuelo, los dos rejuvenecieron venite años.

La primera vez que elegimos un nombre para tí, dijimos muchas palabras entre las se excondía tu nombre.

La primera vez que naciste, fue la segunda vez que yo nací.





0

domingo, 17 de septiembre de 2017

18 DE SEPTIEMBRE



LO QUE UNA MAESTRA NUNCA TE DIRÁ
Noé Carlain
Ilustrado por Ronan Badel
2017


"Podéis mascar chicle
y, cuando terminéis, acordaos de pegarlo debajo de la mesa. 
A ver, los dos charlatanes del fondo, hablad más alto, 
¡apenas se os oye!"


Cierto día que la maestra se ausenta de clase uno de sus alumnos se dirige a la pizarra y anota en ella todo lo que una maestra nunca dirá, a partir de ahí surgen muchas ideas, todas ellas ilustradas perfectamente. 
A los charlatanes del fondo que hablen más alto, pintad sobre la mesa, no dar clases de matemáticas, permiso para romper a balonazos los cristales del aula, alargar los recreos, permitid copiarse de los compañeros, echarse un sueño de vez en cuando en la clase, prohibir levantar la mano para preguntar, revolcarse en los charcos, organizar guerras de gomas, organizar fiestas de pijamas, gritar a todo pulmón, cometer faltas de ortografía… 
Aunque el último deseo es el mejor: “Mañana no vengáis. Me encanta jugar yo sola a las maestras”.

Desde que los niños entran en clase hasta que suena el timbre con el que finaliza la jornada, los profesores repiten órdenes y consejos, a menudo, previsibles. Aunque sus sugerencias son la base para garantizar un correcto aprendizaje, los alumnos a veces sueñan con otro tipo de "propuestas" que convertirían el colegio en un lugar más "feliz". Por ejemplo, ¿qué ocurriría si los recreos fuesen mucho más largos de lo normal? ¿Y si estuviesen permitidas las guerras de gomas? ¿Triunfaría un concurso de mascotas a primera hora de la mañana? Todas estas y muchas más locuras caben en un travieso y alocado catálogo de situaciones imposibles (por momentos políticamente incorrectas), que aboga por aplicar el humor para mejorar las relaciones con los docentes y desdramatizar situaciones cotidianas a partir de bromas y exageraciones. 
Dibujos caricaturescos y "gamberros" que recrean una escuela caótica que provocará la sonrisa del lector.











0

jueves, 14 de septiembre de 2017

14 DE SEPTIEMBRE


EL LECTOR DE JULIO VERNE
Almudena Grandes
2012

"La gente dice que en Andalucia siempre hace buen tiempo, pero en mi pueblo, en invierno, nos moríamos de frio. Antes que la nieve, y a traición, llegaba el hielo........ En mi pueblo el invierno empezaba cuando quería el viento."



Con "Inés y la alegria" Almudena Grandes inició su serie "Episodios de una guerra interminable". Esta es la segundo pero no la última. El lector de Julio Verne que da título a la novela es Nino, un niño que en 1947 tiene 9 años y vive en Fuensanta de Martos, un pequeño pueblo de la Sierra Sur de Jaén. Su padre, Antonino es guardia civil y Nino vive en la casa cuartel junto a sus padres y sus hermanas, Dulce, mayor que él, y Pepa, más pequeña.
Sus días transcurren entre la escuela y los juegos con sus amigos, también hijos de guardias civiles, hasta que el verano de 1947 todo cambia. Llega al pueblo Pepe el Portugués, un forastero solitario, que vive apartado del pueblo, alejado de sus vecinos, ajeno a los chismorreos, los rumores, las críticas.
Un hombre joven, apuesto, valiente, inteligente, que sin embargo en el pueblo pasa por ser un cobarde. Pero eso a Nino no le importa. A él le gusta pasar las tardes con Pepe, bañándose en las pozas, merendando, cogiendo cangrejos o simplemente hablando, compartiendo miedos, sueños, consejos, secretos, confesiones.
Así, poco a poco, Pepe se convierte en el mejor amigo de Nino, su maestro, su héroe, el hombre al que le gustaría parecerse cuando sea mayor. Y gracias a él conoce a las Rubias, una familia de mujeres viudas, huérfanas, rojas. Especialmente doña Elena, que enseñará a Nino mecanografía y taquigrafía, pero sobre todo le descubrirá los libros de Julio Verne, Robert Louis Stevenson y Benito Pérez Galdós.
Y por encima de todo le enseñará que la Guerra Civil, ocho años después, en Fuensanta de Martos, en Jaén, en Andalucía y en tantos lugares de España todavía no ha terminado y no terminará mientras haya guerrilleros como Cencerro, una leyenda antes y después de su muerte, y guardias civiles dispuestos a todo con tal de matarlos, a todos, uno por uno.
Poco a poco, gracias a Pepe, a doña Elena, a las novelas de aventuras, entre 1947, 1948 y 1949, con 9, 10 y 11 años, Nino comprenderá que él no quiere ser guardia civil, que no le importa ser un canijo y no dar la talla y lo más importante, que los enemigos de su padre no son los suyos, que esa no es su guerra, no es su lucha.
Porque quizá ni siquiera sea la de su padre. ¿Por qué lucha él, por qué arriesga su vida y la de toda su familia? ¿Por qué se siente culpable? ¿Por qué sufre su madre, por qué llora, por qué tiene miedo, por qué pasa noches enteras en vela? ¿Por qué no pueden dormir Nino y sus hermanas, por qué por las noches tienen que escuchar gritos, golpes, amenazas, los sonidos de la violencia, del miedo, del dolor, de la humillación, de la sangre, de la tortura? ¿Por qué hay tantas viudas y tantos huérfanos en el pueblo, por qué medio pueblo no se habla con el otro medio? 
¿Por qué los otros niños no quieren jugar con él? ¿Por qué hay tantos hombres que viven en el monte? ¿Por qué tantos hombres y mujeres que viven en el pueblo, en el llano, arriesgan su vida para ayudar a los de las montañas? ¿Por qué sus padres no quieren volver a sus pueblos a ver a sus familias? ¿Por qué él, hijo de guardia civil, no puede invitar a churros a la nieta de una roja? ¿Por qué él y su familia tienen que vivir así, una vida de mierda?
A lo largo de de tres años, entre 1947 y 1949, el denominado Trienio del Terror, Nino encontrará las respuestas a todas estas y a muchas otras preguntas y entenderá por fin que la verdad es también lo que ha sucedido aunque nos guste tan poco que habríamos dado cualquier cosa por haberlo podido evitar.

Así crecerá Nino, dejará de ser el Canijo para ser un Carajita, algo que aunque no lo sabía, nunca había dejado de ser. Porque uno puede elegir a sus amigos, a sus enemigos, los motivos por los que lucha, pero no se puede elegir ni se puede cambiar la familia, el pasado, los orígenes, los ideales.
Así, entre redadas, detenciones, chivatos, traidores, torturas, asesinatos, suicidios, robos, viudas, huérfanos; entre el pueblo y el monte, entre el llano y las montañas, entre guerrilleros y guardias civiles, Nino entenderá, aprenderá, comprenderá. Llorará y reirá, descubrirá el amor, comprenderá quién es, quiénes son los suyos y quién quiere ser él, ahora y en el futuro.
Entenderá que muchas, demasiadas veces, no queda más remedio que obedecer órdenes, olvidarse de los ideales y pensar únicamente en sobrevivir. Y, por encima de todo, aprenderá que los piratas como John Silver el Largo no viven solo en los libros de Stevenson, que también pueden vivir en su pueblo y ser buenos y comprenderá que en medio de una guerra que no se va a acabar nunca, un restaurante de Toulousse llamado Casa Inés no está tan lejos de Fuensanta de Martos. 

La escritora madrileña escribe desde el punto de vista de los perdedores, pero no debe entenderse que este se corresponde en su totalidad con los republicanos. Casi tan perdedores como ellos son unos cuantos personajes que por ideología, empleo o azar deberían considerarse vencedores. Son aquellos que, como el padre del protagonista, se dan cuenta de que a veces han de actuar de manera injusta o arbitraria, o quienes asisten sin poder impedirlo a los excesos de la autoridad. En definitiva, pobres vencedores que hallan más dignidad entre los vencidos que en sus propias filas.


0

miércoles, 13 de septiembre de 2017

13 DE SEPTIEMBRE


PAN, EDUCACIÓN Y LIBERTAD
Petros Markáris
2013

"En la chaqueta del cadáver, suena su teléfono móvil. Solo se oye un mensaje, el lema que los estudiantes voceaban en aquella época: «Pan, educación, libertad»


Ese es el punto de partida y a la vez el título de la "última" entrega de la trilogía del escritor Petros Márkaris sobre la crisis helena. Si las víctimas de las primeras dos entregas eran personas vinculadas a la crisis en tiempo real -en "Como agua al cuello" eran banqueros y en "Liquidación Final", evasores de impuestos- los motivos de los asesinatos en esta última entrega están en el pasado, un pasado revolucionario, político y sindical.


"Pan, educación, libertad" comienza cuando Grecia, Italia y España abandonan el euro con gran júbilo ciudadano y el temor a que las cosas, si cabe, vayan a peor. En casa de Kostas Jaritos, la celebración es mirada con precaución y, pocos días después, el país declara en suspensión de pagos los sueldos de los funcionarios, dejando a Jaritos sin sueldo mensual y en precarias condiciones. 
Bajo todo esto, se produce el asesinato del empresario Demertzís, quien había participado en revueltas estudiantiles cuando la Politécnica y había construido una sólida base de amiguismo para triunfar en las décadas posteriores. Tras este asesinato y las circunstancias posteriores del crimen, Kostas Jaritos presiente que no será el último, aunque las pistas escasean y el mermado departamento policial, deberá implicarse más allá de lo previsible.
En esta tercera novela de la trilogía, Jaritos indagará el pasado de 
personas que han cargado culpa hace décadas. En todos los casos, el asesinato sigue el mismo patrón: el móvil del muerto suena justo cuando llega el comisario al lugar del crimen. 

"Pan, educación, libertad" es algo mas que una novela negra. Por una parte construye un relato policíaco pulcro, con sus incógnitas y sus resoluciones con bastante maestría en la pluma. Por la otra, el retrato de la sociedad que nos ofrece, para mí increíblemente más interesante que la mera investigación, analiza de forma compleja el desencanto de las personas de más edad, que vivieron en la época de la dictadura y que no son seducidas por el apasionamiento guerrero juvenil.

0

martes, 12 de septiembre de 2017

12 DE SEPTIEMBRE


LA ESCUELA DE LOS NIÑOS FELICES
Gudrun Pausewang
Ilustrado por Inge Steineke
2017


"Te voy a confiar un secreto.
Hay una escuela donde no se aprende a deletrear, 
sino a cabalgar sobre ciervos.
Tampoco se aprende a mirar fijamente a la pizarra con ojos soñolientos, 
sino a navegar sobre nubes.
No a medir las carreras del cronómetro no los saltos con cinta métrica, sino a bailar sobre el alambre.
No se aprende a bajar la cabeza ni a mirar de reojo al maestro, sino a domar monstruos.
Tampoco a balbucear textos, sino a reconocer huellas de hadas.
Y nadie de que dos y dos son cuatro y que la hora tiene sesenta minutos,
 sino a hacer magia y a soñar.
No a estar sentado, en las bellas mañanas de primavera, en un aula que huele a trapo de pizarra y a ropa sudada, 
sino a oler como las flores.
No a pedir buenas notas y temblar cuando van a ser entregadas, sino a caminar sobre el agua.
Allí tampoco se aprende que luna empieza con l, 
estrella se escribe con ll, y que lobo tiene una b, 
sino a hablar el lenguaje de los animales.
No a estar sentado inmóvil y con la boca cerrada, 
sino a vivir en los árboles.
Y mucho menos a empujar a los demás: «¡Largo! ¡Yo primero!», sino a consolar a las personas tristes.


¿Qué dónde está esa escuela?
En el Valle del Mirlo, tres kilómetros más allá de Pentecostés. 
Se llama «La Escuela de los Niños Felices».
Su puerta está abierta de par en par. Vete allí.
Y si un día regresas, cuéntales a tus maestros dónde estuviste.
Quizá comiencen a escucharte."



Este albúm ilustrado lo recomienda Chus en su perfil de Facebook y nos hacemos eco de tan maravillosa recomendación. Es toda una invitación a la reflexión sobre lo que es la escuela de hoy en dia. En esta escuela ideal no se enseña egoismo y competitividad sino solidaridad e inteligencia emocional. 




0

lunes, 11 de septiembre de 2017

11 DE SEPTIEMBRE


LA VOZ QUE NO CESA
VIDA DE MIGUEL HERNÁNDEZ
Ramón Pereira y Ramón Boldu
2017

“Todos los medios son buenos para acercarnos a la vida y la obra de alguien como Miguel Hernández. Poeta fundamental en la lírica española contemporánea y hombre, como diría Machado, en el mejor sentido de la palabra bueno. Uno de aquellos que desde niño se supo poeta y a ser poeta consagró su vida. Por eso doy la bienvenida a este tebeo”.
Joan Manuel Serrat


Hace cuatro años que se publicó esta suerte de comic, historia gráfica, sobre la vida de Miguel Hernández. Tuvo la mala suerte de ser el último libro publicado por la editorial EDT antes de su cierre quedándose, literalmente en el limbo. Esta edición viene "corregida y aumentada" y es que el dia en el que los autores presentaron la obra en Alicante, allá por el 2014, conocieron a Petete, hijo de Eusebio Oca, que estuvo preso junto a Miguel Hernández en la cárcel. Les contó una serie de detalles que desconocían y que ya forman parte de la nueva edición. 
Ramón Boldú detalla un poco más esas variaciones que apunta Pereira: “Petete (Julio Oca), conoció a Miguel Hernández en el año 1942, cuando iba a visitar a su padre Eusebio Oca, compañero de celda del poeta hasta su muerte, y que fue el que hizo el famoso dibujo de Miguel muerto, con la mordaza. Fui varios días a casa de Petete (que tiene ahora unos 80 años), para que me contara lo que su padre Eusebio Oca había vivido junto con Miguel Hernández, en sus últimos días. Todo lo que me contó es lo que he añadido a la nueva versión del libro. Esto reafirma que un libro, hasta que no está en la imprenta, sigue vivo. Entre Petete y yo, como te puedes imaginar, ha nacido una profunda amistad”.

“La vida de Miguel Hernández es un drama –continúa Boldú-, pero también hay momentos positivos, de ilusión, amistad, creación, ilusión... Miguel Hernández era un ser, un poeta, un hombre totalmente positivo.
Estaba en la trinchera junto a compañeros que sabían que instantes después iban a morir y les recitaba sus versos, que hablaba de ellos; que les llenaba de orgullo, que les animaba, incluso algunos lloraban de emoción. En medio de tanta fealdad, porque mira que no hay nada tan feo como la guerra, Miguel Hernández era capaz de crear estas sensaciones positivas”. “Yo soy un hombre positivo, pase lo que me pase –añade el dibujante-; por eso en cuanto Ramón Pereira me propuso que hiciésemos este cómic y comenzamos a trabajar el guion y fui conociendo más profundamente al poeta, vi que en realidad no nos alejábamos mucho Miguel Hernández y yo del lado de ver la vida. Lo que si ha habido un cambio es en el acabado del dibujo, que cuando me dibujo yo no me respeto para nada, y a Miguel Hernández lo he dibujado con respeto".




Hay que advertir que este tebeo no es “uno más sobre la Guerra Civil”. Y tampoco es un poemario simplemente. Es una biografía en toda regla que retrata el panorama rural de la España del sur, herido de hambre y miseria en los años treinta del siglo XX. No se extienden los autores en los combates de la guerra y tampoco exploran demasiado los encuentros del poeta con otros artistas relevantes, como Rosales, De Cossío, el citado Neruda, la intensa Maruja Mallo, el falangista Sánchez Mazas (que rogó a Franco por su vida) o Rafael Alberti (a quien Hernández reprochó su falta de equidad, y eso le acarrearía funestas consecuencias). Pereira y Boldú miran al poeta, sencillamente, y al ahondar en él aciertan al encontrar apoyos para evidenciar el contraste entre la cultura elitista y la de extracción popular. Todos sabemos que aún persiste ese prejuicio insano, el del intelectual que mira ensoberbecido al hombre aparentemente corriente. Hernández demostró con su poesía que el talento siempre está por encima de los prejuicios.

 
En definitiva esta obra pretende ser un merecido homenaje y un necesario ejercicio de memoria histórica. También quiere rescatar la poesía, la bondad y la humanidad de un poeta que han retratado otros autores como Joan Manuel Serrat, quien ha escrito el prólogo con especial delicadeza.

Os dejo, por deferencia de la editorial, unas cuantas páginas de esta historia gráfica. 












0

sábado, 9 de septiembre de 2017

6 DE SEPTIEMBRE


LOS GIRASOLES CIEGOS
Alberto Méndez
2004

"Ahora sabemos que el capitán Alegria eligió su propia muerte a ciegas, sin mirar el rostro furibundo del futuro que aguarda a las vidas trazadas al contrario. Eligió entremorir sin pasiones ni aspavientos, sin levantar la voz mas allá del momento en que cruzó el campo de batalla, con las manos lo necesario para no parecer implorante y, ante un enemigo incrédulo, 
gritar una y otra vez "Soy un rendido".


"Contar que todavía alguien recuerda" ha sido la intención de Alberto Méndez (Madrid, 1941) en Los girasoles ciegos (Anagrama), su primer libro de ficción, que gira en torno a la amarga idea de la derrota, con el telón de fondo de la posguerra española. 



"No hablo aquí de la derrota de los vencidos sino de la derrota de todo un país, la derrota colectiva de quienes vivieron con miedo el silencio de estas historias. Por eso, el libro pretende ser, también, un homenaje a la memoria de nuestros padres".

"Los girasoles ciegos" cuenta cuatro de esas calladas historias de la posguerra. 


Primera derrota:1939 - Si el corazón pensara dejaría de latir. 



Laa historia de un militar durante la Guerra civil española, del bando franquista en la batalla de Madrid, que se rinde a los republicanos en cuanto supo que éstos iban a rendir sus armas a su bando.


Segunda derrota: 1940 Manuscrito encontrado en el olvido.


El diario de un muchacho poeta que huye de las tropas franquistas. Que, en su viaje hacia Francia, se ve atrapado en una cabaña en las montañas entre Asturias y León, alejada de todo, donde ve morir a su mujer en el parto, quedándose al cuidado de su bebé, sin ayuda ni medios. Un muchacho poeta que vive una vertiginosa historia de madurez y muerte en el breve plazo de unos meses.


Tercera derrota: 1941 El idioma de los muertos.



Relato sobre una cárcel franquista, de la vida en ella, de la derrota y de los hilos alargados de la guerra, de la muerte, de los fusilamientos, del final, de la nada...Un preso de la cárcel de Porlier que se niega a vivir en la impostura para que el verdugo pueda ser calificado como tal.


 


Cuarta derrota: 1942 Los girasoles ciegos. 

Historia de “un topo” - un republicano oculto en un escondite de su casa - , y de su familia, en la ciudad de Madrid en los años posteriores al fin de la guerra civil; contada a través de los ojos de su hijo y de un diácono que circula por los alrededores de la vida de su familia, un diácono rijoso que enmascara su lascivia tras el fascismo apostólico que reclama venganza contra el vencido.



"Todo lo que cuento lo he oído", confesó Méndez. "Son historias verdaderas, aunque los nombres y los sitios hayan sido cambiados y la imaginación haya enriquecido los detalles. Las he escrito con el olor y el ruido de la memoria de otros". 
"La historia del fusilado que salió de la tumba", precisó, "es la de un hombre apellidado Alegría, con quien trabajé hace años en Grijalbo; el coronel de Franco que se pasó al bando republicano horas antes de la victoria también existió. Yo lo convertí en capitán". 

Alberto Méndez siente que con este libro ha "ajustado cuentas con la posguerra". Pero existe, afirma, un "deber de memoria". Una convicción que refleja con claridad parte del fragmento de Carlos Piera que Méndez ha elegido como pórtico de su primer libro: "En España no se ha cumplido con el duelo, que es, entre otras cosas, el reconocimiento público de que algo es trágico y, sobre todo, de que es irreparable".

Méndez era licenciado en Filosofía y Letras y había trabajado durante décadas en la industria editorial. Durante el franquismo fue uno de los fundadores de la editorial Ciencia Nueva, cerrada en los años sesenta por el entonces ministro Manuel Fraga. Falleció a finales del año en que sus girasoles vieron la luz y el exito que el no pudo disfrutar. Fue distinguido, a título póstumo con el Premio Nacional de Narrativa, Premio Setenil y Premio de la Crítica narrativa castellana, todos ellos en 2005.


Sus "girasoles"  fueron  llevados al cine por Jose Luis Cuerda en 2008. La película fue multinominada a los premios Goya de la XXIII edición obteniendo el galardón al mejor guión adaptado. 



0

miércoles, 6 de septiembre de 2017

5 DE SEPTIEMBRE


LA BIBLIOTECA SECRETA
Haruki Murakami
Ilustrado por Kat Menschilk
2014



“El laberinto al fin acabó y nos encontramos ante una gran puerta de hierro. De la puerta colgaba un rótulo donde ponía «Sala de Lectura». El lugar estaba tan silencioso como un cementerio a medianoche. El anciano sacó un manojo de llaves del bolsillo y, haciéndolas entrechocar, eligió una. Era una llave grande de modelo anticuado. La introdujo en la cerradura y, tras echarme una mirada rápida llena de sobrentendidos, la hizo girar hacia la derecha. Se oyó un sonido metálico. Al abrirse la puerta, un chirrido en extremo desagradable resonó por los alrededores. —Pero si está completamente a oscuras —protesté. Al otro lado de la puerta, las tinieblas eran tan negras como un agujero en el espacio.”


El muchacho solo quiere devolver dos libros y rebuscar un poco entre las estanterías, ilusionado por poder refugiarse del ruido del mundo entre estanterías de libros y el olor a papel. Sus zapatos nuevos llaman la atención del bibliotecario, quien inicialmente no despierta sospechas en nuestro protagonista. Pero en la sala de lectura se topa con el extraño bibliotecario, un anciano furibundo que lo introduce en el laberinto de la biblioteca y allí, lo encierra.
Dejándose llevar por la curiosidad, el chico atraviesa largos pasillos y numerosas puertas para terminar cayendo en una trampa. Sin posibilidad de huir, el bibliotecario se perfila como el símbolo de la responsabilidad llevada al extremo, la obligatoriedad de cumplir una promesa lanzada al viento pese a que otros puedan sufrir en el proceso. Su repentino encierro le hace temer por la salud de su madre, a quien parece acosarle una enfermedad muy dañina que bien podría ser la pena o la preocupación. De paso, nuestro joven lector conoce a una muchacha misteriosa, a un estornino y a un hombre-oveja.
Estamos ante un cuento verdaderamente interesante que hay que interpretar en su justa manera, pensando además que caben distintas lecturas de la historia. Con un contenido marcadamente filosófico, se pueden entrever alusiones al tiempo, la preocupación, la responsabilidad, la crueldad, la dependencia, el amor, la esperanza, la ilusión, la desesperación y la tristeza. Es una narración de corte irreal que perturba profundamente a ese lector capaz de meterse en la historia de este pequeño con ansias de leer cosas como Los impuestos en el Imperio Otomano, Diario de un recaudador de impuestos del Imperio Otomano y El movimiento contra el pago de impuestos en el Imperio Otomano y su represión. El libro está aderezado por las ilustraciones de Kat Menschik, una mujer que es capaz de transmitir con sus dibujos la opresión de la biblioteca, la ilusión de evasión de nuestro joven protagonista y las consecuencias de sus elecciones, como por ejemplo, el haberse puesto zapatos nuevos para ir a la biblioteca aquel día. 

Una pesadilla kafkiana y al mismo tiempo una sensible historia sobre la pérdida y la soledad. Es también el lúgubre escenario en el que un joven adolescente habrá de enfrentarse solo a un mundo adulto que se burla de sus temores infantiles y que le obligará a asumir la madurez sin transiciones. Un escenario en el que fantasía y realidad se confunden para recrear el complicado proceso de abandono de la niñez y sus monstruos, y el paso a una dimensión nueva y desconocida.


"El peligro de los laberintos radica en que, hasta que no avanzas un buen trecho, no sabes si has elegido o no el camino correcto. Y cuando llegas al final y te das cuenta de que te has equivocado, ya suele ser demasiado tarde para retroceder. Ese es el problema de los laberintos."




0

lunes, 4 de septiembre de 2017

4 DE SEPTIEMBRE


EL CHICO DE LA FLECHA
UNA AVENTURA EN EMERITA AUGUSTA
Espido Freire
2016

"Marco se inclinó hasta donde le era posible y colocó la flecha en el arco: respiró hondo y esperó. Entrecerró los ojos y avanzó por la rama del árbol un pie más, hasta el límite de lo sensato: más allá la rama se estrechaba y estaba cubierta de hojitas tiernas, y no soportaría su peso, y si se rompía, caería encima de Aselo, que se encontraba agazapado entre los arbustos, tan oculto que Marco apenas distinguía la túnica parda con la que se vestía. "

La segundo novela juvenil de Espido Freire nos traslada a la época romana, a Emerita Augusta, en donde el joven Marco un chico inteligente, sensible, con muchas cualidades y también con muchos miedos, y el esclavo Aselo vivirán unas grandes aventuras. Una ciudad donde conviven ciudadanos libres con esclavos, donde las mujeres se encuentran tuteladas por sus familiares y donde la sociedad, aunque sofisticada, disfruta de entretenimientos violentos.
La historia de Marco es la historia de un joven de familia noble y que con catorce años hace las travesuras, gamberradas y peripecias domésticas que a esa edad se hacen. Pero la que están preparando les va a pasar factura él y a su esclavo Aselo.
Marco y Aselo se escabullen al bosque dispuestos a cazar un gran animal, y que este acto les confiera un mejor estatus a ojos de los mayores. Pero Marco sufrirá un accidente y se herirá una pierna gravemente. Aselo decide contar una mentira y asegura que han abatido un ciervo. El problema llega cuando un vecino de la familia, Superstes, asegura que ese animal ha sido abatido en un terreno de su propiedad y por lo tanto deben pagarle una multa. Aselo desvela la mentira y como castigo, Cornelio, el liberto encargado de la administración de la casa, lo regala a Superstes, a pesar de las peticiones de clemencia de Marco, su hermana y del resto de los esclavos.
Cuando Julio, el tío de Marco, vuelve a la ciudad, ya sabe lo ocurrido por las cartas de Junia. Despide a Cornelio y le pide a Superstes que le devuelva al niño, pero resulta que ya ha sido vendido y está en alguna cantera de la Bética.
El pobre Aselo pasará terribles experiencias en la cantera, pero gracias a la intervención de Julio y Marco será liberado. 

En los prolegómenos del libro Espido Freire nos cuenta como nació su amor por el mundo antiguo de Roma y , en lineas generales, define a Marco así: 

"Marco es un niño como muchos, como podríamos encontrar hoy en día: inteligente, sensible, con muchas cualidades y muchos miedos, también. Se encuentra en la edad en la que la vida cambia para siempre, en la que deja atrás el niño sin responsabilidades y comienza a dar pasos en el camino de los adultos. Su historia y sus preocupaciones podrían ser las de cualquier otro chico contemporáneo, y sus errores, muy parecidos. Tendrá que tomar sus propias decisiones, se equivocará, aprenderá a pedir ayuda, y en definitiva, hará lo que he tenido que hacer yo desde aquel primer libro que leí sobre Roma: crecer. Y él cumplirá uno de mis sueños: hacerse mayor en Hispania, en la Roma hispana." 


Os dejos las primeras páginas del libro para abrir boca. 


0

AUTORES