lunes, 10 de julio de 2017

10 DE JULIO


UNA CANCIÓN PARA CARLA
Jose Luís Correa
2008

La realidad no era como César la imaginaba…
La vida de César Castillo cambiará por completo al llegar a sus manos una enigmática carta de amor. Una misiva dirigida a Patricia, su malograda esposa, cuya pérdida dejó su mundo reducido a la presencia de su tierna hija Carla, su suegra Carlota -una mujer juiciosa e independiente- y un rutinario trabajo como profesor de Derecho en la Universidad. El descubrimiento de una realidad que desconocía por entero, a pesar de tenerla tan próxima, le impulsará a encontrar la verdad a toda costa, a cualquier precio. Una verdad que parece esconderse muy lejos de su hogar, en un rincón de Escocia.

La historia comienza con el fallecimiento de Patricia, la esposa del protagonista, Cesar. Cesar y su hija Carla, de 9 años, viven con su suegra, Carlota Ferraz, la madre de la mujer fallecida y piensan seguir así. Pero cuarenta y ocho horas después del sepelio, a casa de Cesar llega una carta dirigida a su mujer fallecida, Cesar decide abrirla y se encuentra que como remitente figura solo la letra C, al empezar a leer el comienzo es “Vida mía” y el final un “Te quiere con locura. C.”
A partir de aquí empieza el suplicio de este hombre sencillo y enamorado, ya que si es cierto que su esposa lo engañó, él no podrá vivir de su recuerdo feliz.
Cesar se convierte en un hombre que ve como, con esa carta, se derrumban los recuerdos de un matrimonio feliz, y la bella imagen que tenía de su esposa fallecida.
También empieza a ver en su hija Carla, a la que adora, solo un parecido con su mujer, nada con él mismo y eso, el pensar que pueda no ser su hija, le tortura.
Más tarde, en la tienda de muebles que regentaba Patricia descubre un cajón cerrado, cuando lo fuerza, encuentra un montón de fotografías realizadas en un pub escocés. A partir de aquí Cesar se embarca en la aventura en la que trata de descubrir la verdad, y junto con su hija Carla, aunque sin decirle los verdaderos motivos, decide viajar a Escocia.
Aunque Cesar y Carla son los personajes protagonistas, en esta historia destaca sobre todo el personaje de la suegra, la abuela de Carla, Carlota, una mujer con un carácter muy marcado, decidida, luchadora, con una visión siempre positiva de la vida, un personaje digno de destacar. Este fragmento esta extraído del diálogo en el que se habla del amor a edad avanzada.

Los jóvenes se pierden lo mejor de la cosa: en su ímpetu, lo quieren vivir todo a la vez, no saben paladear los momentos, malgastan los pequeños detalles que hacen de estar enamorado una delicia. Cuando te ocurre a nuestra edad, comprendes que cada segundo es un tesoro que hay que cuidar porque puede ser el último, se nos narrará una búsqueda para hallar la verdad, la felicidad perdida, pero sobre todo, será una búsqueda que llevará de compañeros de viaje a miedos e inseguridades y al temor por lo que podamos descubrir.

Carlota, también, emprenderá un viaje, esta vez a Roma en compañía del sacerdote de la Parroquia de su pueblo, que en su juventud fue su pretendiente, pasando después a ser amigo de la familia. Pero Carlota sabe que en este viaje en realidad lo que va a hacer es enmendar el error que, llevada por la soberbia, cometió en su juventud.

La historia transcurre en Canarias, con sus diálogos y dejes propios, y con un estilo de narración muy sencillo, logra describir a la perfección el ambiente de las dos ciudades, Edimburgo y Roma, con sus climas tan diferentes como diferentes son el carácter de sus gentes.

Hay dos momentos en la novela en que el autor juega un poco con nosotros, los lectores. Parece que en vez de avanzar una página retrocede varias, o que se había cruzado una historia anterior. Hay que llegar al final del libro para darnos cuenta de que en realidad se ha tratado de un guiño del autor. el final de la historia, no es nada previsible y sí muy sorprendente.


"Una canción para Carla" fue galardonada con el Premio de Novela Vargas Llosa.

                                                                                                            Tomado de "Cajón desastres".




No hay comentarios:

Publicar un comentario

AUTORES