miércoles, 19 de julio de 2017

18 DE JULIO


NOSOTRAS QUE PERDIMOS LA PAZ
Llum Quiñonero
2005

"Nuestras almas truncadas, pero alas al fin, 
son un tesoro inapreciable. 
Con ellas, hasta en la noche hay luz. 
La desgracia hubiera sido haberlas perdido. 
O no haberlas tenido nunca. "


Soledad Estorach, anarquista, escribió estos versos poco antes de morir en aquellos convulsos de nuestra historia reciente. Así comienza este libro, un libro de realidades vividas por mujeres fuertes por necesidad en tiempos de represión y venganza. Con la voz de cuatro mujeres que vivieron los momentos más terribles de la guerra civil y la posguerra del lado de los que la perdieron. Historias de cárcel y exilio, de combate, de arrojo, de amores perdidos y encontrados, de dolor y lucha, de madres en medio de una guerra cuyas tragedias y miserias han sido ensordecidas por décadas de franquismo y exilio interior.Es la historia de 4 mujeres que sufrieron esas realidades. De 4 de las muchas mujeres que perdieron la paz. es la historia, 
La autora, en la presentación de este, su libro, allá por el 2005, decia:

"..........aunque se escuche mi voz, tienen la palabra Rosa Cremón, Conchita Liaño, Trinidad Gallego y Concha Pérez. Todas ellas son nonagenarias y han hecho el recorrido de su vida desplegando la vitalidad y la fuerza que habían heredado de sus propias madres." 


"Conchita Liaño fue fundadora de Mujeres Libres. Aún se siente parte de las Juventudes Libertarias y atesora lo que ella llama el privilegio de haber luchado por los derechos de las mujeres desde que empezó a valerse por sí misma, a principios del siglo XX. 

Vive en Caracas y se olvida de que tiene un cuerpo anciano que no la acompaña siempre. Casi no ve, pero corre como un galgo, a pesar de que sus piernas no le prestan la vitalidad que guarda en su corazón. Lleva en su exilio venezolano desde el final de la II Guerra Mundial. Padece un cáncer de piel que, despacio, va haciéndose con su cuerpo anciano. Va siendo hora de que vuelva. 
«Cuando era jovencita –dice– creía que la vida era un don precioso que había que aprovechar. Yo no sabía qué hacer para que cuando fuera vieja estuviera orgullosa de mí misma. Ahora sé que fui útil. Ver a las mujeres en la tele española tan hermosas, tan dispuestas, discutiendo, hablando, trabajando, me llena de orgullo. Siento que he contribuido a que tengan la libertad que disfrutan. Las veo y me alegro y salgo a la calle. Me acuerdo y me parece que floto. ¡Cónchole, que alegría! ¡Cuánto hemos logrado!».
«Disfruten de su libertad», me pide que os diga. Y que os mande el abrazo de quien desde la lejanía de un exilio difícil de romper se siente parte y artífice de nuestras conquistas. "

"Este libro es resultado de un particular camino reconstruido, después de décadas de separación, de las generaciones que quedaron aisladas tras la guerra. Cada cual, si lo desea, puede elaborar su propia ruta" (Llum Quiñonero)




Creo que es un buen libro para leer estos dias en los que las fechas nos llevan a efemérides que antes eran celebradas como fiesta nacional y ahora recordadas como vergúenza nacional. 

El libro se acompaña de un DVD con el reportaje de Llum Quiñonero "Mujeres del 36", de La Noche Temática de La2, que rescata la historia de estas y otras mujeres que quedaron del lado de los que perdieron la paz. Dicho video está disponibles en youtube y desde ya aquí también. 






"Fue en España donde mi generación aprendió que uno puede tener razón y ser derrotado, que la fuerza puede destruir el alma, y que a veces el coraje no obtiene recompensa".

Albert Camús

No hay comentarios:

Publicar un comentario

AUTORES