sábado, 4 de marzo de 2017

4 DE MARZO


LAS CONFESIONES DE UN PEQUEÑO FILÓSOFO
José Martínez Ruiz
1903

El pasado dia 2 se cumplia el primer centenario de la desaparición física de Azorín, Dicen que dijo, en su lecho de muerte.."Dios mio, cuanto cuesta morirse". Le faltaban tres meses para cumplir 94 años. Una larga vida y una larga obra. Comenzó firmando como  "Cándido", en su esbozo de Moratin. Firmó después com "Arhiman" en su "Buscapies".  "La voluntad", "Antonio Azorín" y "Confesiones de un pequeño filósofo" es una suerte de trilogía de memorias tempranas y las últimas que fimraria como José Martinez Ruiz. A partir de entonces sería siempre Azorín. 
"Confesiones" forma parte de su primera etapa  en la que los elementos autobiográficos y paisajísticos centran su atención. Aquí nos cuenta su infancia en Yecla, lugar de nacimiento de su padre, y donde pasó gran parte de su infancia,  No hay trama ni historia ni linea temporal de acontecimientos. Es un contar su vida desde la perspectiva que tenía siendo niño pero mezclado con observaciones que hace en el momento en el que escribe. La obra la escribe siendo ya adulto, en el mismo pueblo en el que creció, recorriendo las calles que transitó, despertando vivencias y añorando momentos vividos.  Su prosa es vital y fuerte, capaz de llenar un capítulo con las sensaciones que le producen "Las puertas", o "las ventanas.  Los fragmentos se asemejan más a poemas que a capítulos: son cortos, independientes, cerrados, bajo títulos tan sugestivos como «La luna», «El colegio» o «Es ya tarde».    Os dejo un fragmento de estas, sus "Confesiones". 




" Lector: yo soy un pequeño filósofo; yo tengo una cajita de plata de fino y oloroso polvo de tabaco, un sombrero grande de copa y un paraguas de seda con recia armadura de ballena. Lector: yo emborrono estas páginas en la pequeña biblioteca del Collado de Salinas. Quiero evocar mi vida. Es medianoche; el campo reposa en un silencio augusto; cantan los grillos en un coro suave y melódico; las estrellas fulguran en el cielo fuliginoso; de la inmensa llanura de las viñas sube una frescura grata y fragante. 
Yo estoy sentado ante la mesa; sobre ella hay puesto un velón con una redonda pantalla verde que hace un círculo luminoso sobre el tablero y deja en una suave penumbra el resto de la sala. Los volúmenes reposan en sus armarios; apenas si en la oscuridad destacan los blancos rótulos que cada estante lleva—Cervantes, Garcilaso, Gracián, Montaigne, Leopardi, Mariana, Vives, Taine, La Fontaine —, a fin de que me sea más fácil recordarlos y pedir, estando ausente, un libro.
Yo quiero evocar mi vida; en esta soledad, entre estos volúmenes, que tantas cosas me han revelado, en estas noches plácidas, solemnes, del verano, parece que resurge en mí, viva y angustiosa, toda mi vida de niño y de adolescente. Y si dejo la mesa y salgo un momento al balcón, siento como un aguzamiento doloroso de la sensibilidad cuando oigo en la lejanía el aullido plañidero y persistente de un perro, cuando contemplo el titileo misterioso de una estrella en la inmensidad infinita.
Y entonces, estremecido, enervado, retorno a la mesa y dudo ante las cuartillas de si un pobre hombre como yo, es decir, de si un pequeño filósofo, que vive en un grano de arena perdido en lo infinito, debe estampar en el papel los minúsculos acontecimientos de su vida prosaica...
No voy a contar mi vida de muchacho y mi adolescencia punto por punto, tilde por tilde. ¿Qué importan y qué podrían decir los títulos de mis libros primeros, la relación de mis artículos agraces, los pasos que di en tales redacciones o mis andanzas primitivas a caza de editores? Yo no quiero ser dogmático y hierático; y para lograr que caiga sobre el papel, y el lector la reciba, una sensación ondulante, flexible, ingenua de mi vida pasada, yo tomaré entre mis recuerdos algunas notas vivaces e inconexas-como lo es la realidad-, y con ellas saldré del grave aprieto en que me han colocado mis amigos, y pintaré mejor mi carácter, que no con una seca y odiosa ringla de fechas y de títulos. Y sea el lector bondadoso, que a la postre todos hemos sido muchachos, y estas liviandades de la mocedad no son sino prólogos ineludibles de otras hazañas más fructuosas y trascendentales que realizamos -¡si las realizamos!- en el apogeo de nuestra vida. "


0

viernes, 3 de marzo de 2017

3 DE MARZO


ATILIO
Fran Pintadera
Ilustrado por David Guirao




… “Atilio era un ratón pequeño, diminuto. Con patas cortas como un beso tímido con la cabeza GRANDE, tan grande que entraban cientos de sueños”.


Asi comienza la historia de  Atilio. Es un ratón que vive en una biblioteca. Cada día cuida su armadura y entrena sus movimientos con la espada para ser un gran caballero y vivir aventuras. Un día su amada Melissa desaparece y él sale a buscarla por los laberintos de la biblioteca con su armadura y su espada. Tras preguntar a varios personajes de la biblioteca, Atilio encuentra a Melissa escondida y asustada.  Atilio está tan obsesionado con ser un caballero que se ha convertido en un bruto que sólo busca empuñar su espada contra supuestos malvados. Melissa prefería al pequeño ratón con una gran cabeza llena de sueños. Esta confesión deja “desarmado” a Atilio, por dentro y por fuera y vuelve a ser el ratón que era con una cabeza llena de sueños, a partir. 

De los comentarios y reseñas que he leido de Atilio os dejo este, de "clubkirico.com" que me parece muy acertado.

"Nos gusta especialmente como lectura para desmontar (¿desarmar?) los mitos del amor romántico y educar en relaciones igualitarias desde la infancia. Es un libro divertido y diferente, de aventuras, que rompe con la norma de la masculinidad hegemónica y la cultura de la guerra. En definitiva, creemos que la coeducación no está reñida con la diversión y este album es una gran apuesta en este sentido. También lo es porque es de los pocos libros que trabajan el tema desde la masculinidad y no desde la feminidad."


Fran Pintadera contando ATILIO a los niños de 1º y 2º.






0

jueves, 2 de marzo de 2017

2 DE MARZO


LIBRO DE MONSTRUOS ESPAÑOLES
Ana Cristina Herreros
Ilustrado por Jesús Gabán
2008

Cuando a punto están de desaparecer de la memoria colectiva apareció Ana Cristina Herreros y los rescato de nuestro olvido. Hablo de unos monstuos  muy particulares, los monstruos españoles. Tragaldabas y zamparrones, hombres del saco y cuélebres. oricuernos y mozas de agua, lamias y nuberus y un largo etcetera de seres que ya habitaban en la memoria de nuestros abuelos. 
Seguro que a la mayoria de vosotros todos los que he mencionado ni os suena. Pues durante siglos protagonizaron  los cuentos que se transmitían oralmente de generación en generación.
Con la intención de "quitarle" caras al miedo, pensando que así protegían a los niños fueron desapareciendo de los cuentos y del panorama literario. Craso error porque justo esa era una de las funciones que desempeñaban. Uno se enfrenta mejor a los miedos si estos tienen cara y los conoces. Los miedos siempre han estado ahí y ahora adoptan caras de otras culturas y literaturas por eso es tan importante este libro que recopila cuentos tradicionales y que recupera nuestros "monstruos", los que conocieron nuestros abuelos y los abuelos de nuestros abuelos, como estos que os relaciono:


BASAJAUN - Monstruo de forma humana, pero recubierto de pelo, con garras y con pie de base redonda, es vasco, aunque pariente del dios romano Fauno. Su nombre euskera es baxajaun, y significa señor salvaje. Con él se representa el miedo a lo primitivo y no domesticado. 

EL OJANCO  Se trata de un ogro pastor, con un solo ojo y colmillos para devorar personas. Descendiente del cíclope de la mitología griega 

CUÉLEBRE - Es una enorme culebra con alas de murciélago. Procede de la mitología asturiana y simboliza el temor a lo oscuro, por ello se trata de un reptil que se arrastra por el suelo y vive dentro de la tierra.

LAMIA - Mujer con patas de yegua, pato o gallina. Representa el miedo a la superprotección, por eso se come a los hijos. Fue creada por la unión de un hombre y una hembra animal.

NUBERU - Este hombre pequeñito y muy oscuro es un monstruo de origen asturiano. Su aspecto es siempre el de un extranjero, razón por la que suele llevar un sombrero grande. Él es el miedo a que el mal tiempo destroce las cosechas, de ahí su nombre ‘nuberu’ (unión de nube y tormenta).

ORICUERNO - Representa el deseo tan frecuente del ser humano de ser diferente de como en realidad es. De ahí su aspecto: un caballo o ciervo que tiene un cuerno con el que cambia de sexo a la persona que toca (con ello se simboliza una nueva oportunidad de ser).

HOMBRE LOBO - Conocido en Galicia como lobishome, es un monstruo muy habitual en los lugares de montaña, sobre todo en tierras gallegas. Es el miedo a no poder controlar nuestro lado más animal.

ARPÍA - Ave con cabeza de mujer y garras. Simboliza el miedo a lo más animal y devastador. Este monstruo devora a los niños mentirosos.

TRAGALDABAS - Igual que la arpía, éste es un monstruo que come niños. Conocido también como zamparrón, papón o zampón, es un ser inmenso de boca gigantesca. Con él se representa el miedo a ser comido y con ello el temor a que no te dejen ser como eres, a que te engullan.

MOZAS DE AGUA- Proceden de las ninfas del mundo griego, y habitan en ríos, arroyos, fuentes y corrientes de agua de toda España. Son muy femeninas y seductoras y, a diferencia de las sirenas, no tienen parte de pez. Protegen lo femenino, por lo que son implacables con los hombres que abandonan a las mujeres tras seducirlas. Aquí entraría también la sirena, que sí tiene una parte de pez. Tanto unas como otras simbolizan el peligro de caer en la tentación, y los riesgos de la impaciencia; de ahí que los marineros que escuchan cantos de sirena acaben perdidos y ahogados en el mar.

Como veis todo un elenco de monstruos para llenar infinitas historias. 



0

miércoles, 1 de marzo de 2017

1 DE MARZO


DONDE VIVEN LOS MONSTRUOS
Maurice Sendak
1963

Cuando Max se puso su disfraz de lobo le entraron unas ganas irrefrenables de hacer travesuras, y entonces su madre le llamó «¡MONSTRUO!» y Max le contestó «¡TE VOY A COMER!». Y lo castigaron enviándolo a la cama sin cenar.

El viaje de Max comienza aquí, en su habitación a la que había sido relegado como castigo por su travesura. La habitación se convirtió en bosque y junto al bosque un oceáno que Max cruzó hasta llegar al lugar donde viven los monstruos. 
Tras convertirse en rey de todos los monstruos y jugar con ellos llegó el momento de mandarlos todos a dormir, y sin cenar, como a él. Max, el rey de todos los monstruos, se sintió solo y quiso estar en un lugar donde solo pase lo que quieras que pase. 
Un familiar olor a comida le hizo volver a navegar ese océano y recalar en el bosque que llenó su habitación donde encontró su cena. Aún estaba caliente. Todo un viaje de ida y vuelta. 
Con este libro Sendak consigue entrar en el olimpo de los clasicos de la literatura infantil haciendo que Max y sus monstruos se codeen con Alicia y con Caperucita roja. Es uno de los primeros en romper los esquemas de mundos idílicos que acompañan a la literatura infantil, de hecho el solia decir que no escribia para niños, que el solo escribia y luego alguien decía que era para niños. 



En una entrevista dijo esto: 

Ciertamente, nosotros queremos proteger a nuestros niños de las nuevas y dolorosas vivencias que están más allá de su comprensión emocional y de la angustia intensa; al punto de querer impedir su prematura exposición a tales experiencias. Esto es obvio. Sin embargo, lo que es obvio –y que muy frecuentemente se pasa por alto– es el hecho de que durante los primeros años de vida los niños conviven familiarmente con las emociones perturbadoras; el miedo y la angustia son una parte intrínseca de su vida diaria, ellos sobrellevan continuamente la frustración como mejor pueden. Y es a través de la fantasía que ellos pueden hacer catarsis. Es el mejor medio que tienen para dominar sus cosas salvajes."
Pero de todo lo que de él se ha dicho y lo que él ha dicho me quedo con esto. 

"Cuando mi padre me leía, me recostaba sobre él y yo pasaba a formar parte de su pecho o su antebrazo. [...] Cuando no solo oyes un cuento entrañable, sino que además eres abrazado por la persona más importante en el mundo para ti, la conexión que se establece dura toda la vida."
Creo que no hace falta decir mas. 

0

martes, 28 de febrero de 2017

28 DE FEBRERO


EL LADRÓN DE SONRISAS
Susanna Isern
Ilustrado por Raquel Dïaz Reguera
2016

"Por la ciudad de los días grises, Adri avanza con un gran saco.
Tiene un aire misterioso, parece buscar algo".

De esta manera comienza la historia de Adri, el niño de ojos verdes que recorre la ciudad de los dias grises con un saco donde guarda las sonrisas que consigue atrapar. Pero  si los dias son grises, ¿cómo consigue sonrisas?.

Adri se las ingenia para dibujar sonrisas en los demás haciendo lo que haga falta, cualquier cosa, desde soplar pompas de jabón hasta recitar poemas. Así consigue sonrisas que atrapa y que van nutriendo su saco.  Adri es un ladrón de sonrisas, pero ojo, porque cual Robin Hood las utilizará para hacer el bien a los demás...Así, si alguien tiembla de frío, Adri lo hace entrar en calor con la llamarada de un dragón. Si hace calor, Adri llama a la brisa del mar y, cuando cae la noche, reparte las sonrisas conseguidas para que puedan ser encontradas por todos aquellos que la necesiten en cualquier parte: en el azucarero, dentro de los libros. Si las calles están tristes, del saco de Adri se escapa una dulce música que impregna todo y a todos haciendo que los enamorados se abracen, los que están discutiendo se callen y es entonces el momento cuando las sonrisas comienzan a trepar por la fachadas, lo que aprovecha el pequeño niño de profundos ojos verdes para volver a su casa con su saco repleto de sonrisas.

Pero un día, siempre hay un dia que marca diferencias,  nuestro pequeño se encuentra con una niña sentada en un banco del parque con la mirada perdida. Adri intenta hacerla sonreír con helados, con globos de colores, pero no hay manera. ¿Qué le pasa a la chica? ¿Logrará Adri su objetivo?
Susanna y Raquel llevaban años soñando con realizar este proyecto juntas, sueño que ha sido posible gracias a la editorial Amigos de Papel. Para esta historia Susanna se ha inspirado en su propio hijo, Adriel, que Raquel ha retratado magistralmente en este album ilustrado. Es un canto al optimismo y a la perseverancia, destacando, también el saludable ejercicio de hacer sonreir a los demás y sobre como, aquello que plantamos se nos devuelve multiplicado por mil. 


Hoy Andalucia celebra su "9 d'Octubre". Es el dia de sus tierras y de sus gentes. Un poeta de esta tierra nuestra les dedicó unos versos que, como los troncos retorcidos de sus olivos, ya son inmortales. Rescatamos esos versos del libro donde moran y habitan para homenajear a toda Andalucia. 

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién,
quién levantó los olivos?

No los levantó la nada,
ni el dinero, ni el señor,
sino la tierra callada,
el trabajo y el sudor.

Unidos al agua pura
y a los planetas unidos,
los tres dieron la hermosura
de los troncos retorcidos.

Levántate, olivo cano,
dijeron al pie del viento.
Y el olivo alzó una mano
poderosa de cimiento.

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
decidme en el alma: ¿quién
amamantó los olivos?

Vuestra sangre, vuestra vida,
no la del explotador
que se enriqueció en la herida
generosa del sudor.

No la del terrateniente
que os sepultó en la pobreza,
que os pisoteó la frente,
que os redujo la cabeza.

Árboles que vuestro afán
consagró al centro del día
eran principio de un pan
que sólo el otro comía.

¡Cuántos siglos de aceituna,
los pies y las manos presos,
sol a sol y luna a luna,
pesan sobre vuestros huesos!

Andaluces de Jaén,
aceituneros altivos,
pregunta mi alma: ¿de quién,
de quién son estos olivos?

Jaén, levántate brava
sobre tus piedras lunares,
no vayas a ser esclava
con todos tus olivares.

Dentro de la claridad
del aceite y sus aromas,
indican tu libertad
la libertad de tus lomas.


0

lunes, 27 de febrero de 2017

27 DE FEBRERO

CEREZA GUINDA
Texto e ilustración Benjamín Lacombe
2012

Cereza Sullivan, que así se llama la protagonista de la historia de hoy,  vive sola con su padre, el dueño de la perrera del barrio. A Cereza le encantan los libros, los lee y los devora como si fueran...cerezas. Con las personas tiene un problema. No se le da bien relacionarse. En clase se siente insignificante y aunque ella no sabe muy bien que hacer para conseguir aceptación, sus "compañeros" tampoco son muy receptivos. Su afición a los libros la convierte en "rara".

A Cereza le apasionan los cómics de piratas, los libros de Julio Verne y, también, las enciclopedias de pájaros (un dato importante para quien solo recomiende cuentos o álbumes infantiles, los libros de conocimientos también son interesantes para aprender a leer y a "conocer"). Eso es lo que hace durante el recreo, se resguarda al fondo del patio y empieza a volar con Phileas Fogg en un globo aerostático, toda una aventura para una niña que se siente diferente o que la hacen sentir diferente.

Un dia, siempre hay un dia en que las cosas empiezan a cambiar, a la perrera de su padre llega Guinda, un perro abandonado. Entre Guinda y Cereza enseguida se establece esa conexión especial propia de seres especiales. Pasan todo su tiempo juntos aunque a Cereza, el temor a que aparezca su dueño no la deja tranquila. Sabe que, según las normas de la perrera, si pasa un mes sin que hayan sido reclamados por sus dueños, pueden ser adoptados por otras personas. 

El último dia de esos treinta los temores de Cereza se cumplen. Aparece el dueño de Guinda y lo que parece un drama para Cereza se convierte en una puerta abierta a la amistad. El dueño de Guinda es uno de los chicos mas apreciados del cole pero Cereza no pierde un amigo sino que gana otro. Su mundo empieza a crecer. 

Este libro, o mini albúm ilustrado como lo definen algunas editoriales,  fue la ópera prima de Benjamin Lacombe. Excelente ilustrador y autor de todo tipo de historias. En 2007 la prestigiosa revista TIME lo incluyó entre los 10 mejores de la literatura infantil de ese año.
En Cereza Guinda se tocan temas importantes como el del acoso escolar o el ostracismo al que se ven abocados algunos niños por que alguién ha decidido que son diferentes. También el del amor y el respeto a los animales. Las ilustraciones son soberbias.  Un "mini albún" que no nos dejará indiferentes.  Un dato curioso. La raza del perro de Benjamín Lacombe es la misma que la de Guinda. 




0

domingo, 26 de febrero de 2017

26 DE FEBRERO


LA VIDA CUANDO ERA NUESTRA
Marian Izaguirre
2013




"Hace frío. Solo es octubre, pero ya parece pleno invierno. He sacado el abrigo por primera vez y, como he visto que el día está nublado y hace viento, he decidido ponerme un pañuelo en la cabeza. Es un viejo pañuelo de seda que a veces llevo también al cuello, con mi chaqueta de Linton Tweeds. Antes me he recogido el pelo en la nuca. Me hubiera gustado tener un poco de brillantina Rosaflor, para que ningún cabello rebelde se saliera de su sitio, pero he tenido que conformarme con pasar la palma de la mano humedecida por la frente y las sienes. ¿Por qué tengo este pelo? Es asombrosamente blanco para mi edad. A veces me miro en el espejo y veo un reflejo amarillento, como de polluelo, que me recuerda el tiempo en el que fui rubia".



Así comienza este precioso libro de Marían Eizaguirre, en el descubriremos a una pareja formada por Lola y Matías ambos tienen una pequeña librería de libros viejos en el Madrid de la postguerra. 
Un buen día aparece en sus vidas Alice, una mujer inglesa, ve a Matias por la calle y le sigue hasta su librería. Entra y le compra un libro aprovechando el descuido del librero para esconder un libro que lleva con ella entre algunos libros viejos. Matias escoge ese libro para dejarlo abierto en el escaparate de su tienda, con intención de pasar cada día una página y que la gente que pasa por la calle lo lea. Alice regresa y se encuentra a Lola, le pide que le lea el libro que se encuentra en el escaparate y esta lo hace. 
Algo tan inocente va a convertirse en una costumbre ya que Alice acude a la librería siempre que Lola está sola y ambas van a leer, poco a poco, una novela que les resultará apasionante. Un libro que nos sorprenderá ya que nos encontraremos leyendo dos libros a la vez, un libro dentro de otro libro. Marian Izaguirre nos narra una preciosa historia de amor, también de guerra, nos descubrirá secretos y sobre todo nos descubrirá la amistad. 
La novela es un homenaje a los libros, a las librerías y a los libreros de toda la vida aquellos que siguen siendo capaces de adivinar qué libro nos gustará.

“Cuando uno es mayor, como yo ahora, lee y olvida muy fácilmente. Es como si necesitaras abrir hueco en un depósito que ya está demasiado lleno. Pero cuando uno es joven lee sin saber que las palabras leídas hablarán de nosotros con el paso del tiempo, nos guste o no” 

Visto y copiado de "Trabajando por un sueño"


Un libro, dentro de otro libro, una historia dentro de otra historia, dos épocas y unos lazos que la literatura estrecha. Eso es este libro. El libro que Alice cuela en la libreria de Lola y Matias y que Matias coloca en el escaparate, "La chica de los cabellos de lino", podría ser la historia de Alice.  Leedlo y lo sabréis. Debussy le puso música a esos cabellos de lino.


0

AUTORES