sábado, 1 de abril de 2017

1 DE ABRIL


LOS CINCO DESASTRES
Beatrice Alemagna
2014


Eran cinco, cinco desastres. Jamás en la vida habían logrado hacer NADA, ni tenían ganas de hacer NADA MÁS. (…) Un día, de no se sabe dónde, llegó un tipo sensacional…”

De esta guisa comienza el primer libro del mes de abril. Recomendación de Alberto Celdrán que siente una admiración especial por esta autora/ilustradora italiana. 

Los cinco desastres son cinco personajes extraños: uno está todo agujereado; otro está plegado en dos, como una carta lista para enviar; el tercero es blandito, siempre medio dormido. El cuarto está del revés, tanto que para mirarlo a la cara te tienes que poner patas arriba. Y mejor ni hablar del quinto, un estropicio de la cabeza a los pies. Viven todos juntos en una casa destartalada en la que no hacen nada de nada. Son cinco personajes divertidos y entrañables cuando les conoces un poco más. No son perfectos, está muy claro, y tienen serias dificultades para mantener el orden, seguir un plan o terminar algo. 
Hasta que un día, caído del cielo, llega él: un tipo sensacional, 
un tipo guapo, listo, perfecto y con una preciosa melena, frente a cinco desastres que jamás en la vida habían logrado hacer nada. ¡Hay que buscar algo que hacer: un proyecto, una solución, una IDEA! Pero a los cinco desastres… las ideas… NO LES SIRVEN. Los atraviesan, se les pierden, se les vuelven blandas y débiles, se les ponen del revés y acaban siendo, por supuesto, una calamidad. Para el “perfecto” si no hay ideas útiles no hay personas útiles. Pero los cinco desastres hacen de sus flaquezas superpoderes, de su debilidad, fortaleza: La rabia atraviesa sus grietas, los recuerdos se esconden (y se cobijan) en sus pliegues. Ven cosas que los demás no ven… porque miran del revés. Y celebran cada logro como si fuera una fiesta. Al final los cinco desastres no lo son tanto (o igual sí) y –sobre todo- lo son juntos. Y el “perfecto”… solo.
Una bella historia que avanza despacito, estirando el cariño que siente la autora -y que nos hace sentir- por cada uno de los personajes, con frases breves al comienzo en las que cada palabra ha sido puesta con mucho mimo y mucha sabiduría
¡Qué difícil es hablar a los más pequeños de los defectos, de las carencias, de las debilidades, de lo feo! Y ¡qué necesario! Y ¡qué difícil hacerlo sin condescendencia, sin lástima, sin compasión paternalista cargada de arrogancia (y de alivio, porque en el fondo nosotros NO somos un desastre). 
Beatrice Alemagna lo hace dibujándonos, contándonos las cosas sin más, sin moralina, sin “corrección”. Sus desastres no han hecho NADA y no tienen ganas de hacer NADA. Son VERDADERAMENTE un desastre. Pero la mirada atenta, la mirada tierna, sin prejuicios, es capaz de ver la poesía que encierra cada ser, cada persona, cada niño, cada niña… que son, en sus defectos también, únicos e irrepetibles.

Y además… la necesidad (el regalo, más bien la fortuna) de estar juntos. Mejor torpes y juntos que perfectos y solos.

(El texto de este post es un compendio de varias reseñas vistas en "Biblioabrazo" y "Apalabrazos" )

0

viernes, 31 de marzo de 2017

31 DE MARZO


MEMORIAS DE UN AMIGO IMAGINACIO
Matthew Dicks
2013

Capítulo 1

"Os voy a contar lo que sé: Me llamo Budo.
Hace cinco años que estoy en el mundo. Cinco años es mucho tiempo para alguien como yo. Fue Max quien me puso ese nombre. Max es el único ser humano que puede verme. Los padres de Max dicen que soy un «amigo imaginario». Me gusta mucho la maestra de Max, la señorita Gosk. No me gusta la otra maestra de Max, la señorita Patterson.
No soy imaginario. "

Asi comienza esta historia tan especial y lo es porque quien nos la cuenta también es especial. Budo no es un niño normal. Budo es el amigo imaginario de Max.  De todas las reseñas que he leido de este libro la de Javier Ruescas (eltemplodelasmilpuertas.com)  es la mas nos va a acercar a este interesante libro. 

"Budo no es un niño corriente. Es curioso, inteligente, valiente y divertido; le encanta ir al colegio con Max, escuchar las lecciones de la señorita Gosk y descubrir nuevos lugares en los que investigar. Pero Budo también es capaz de atravesar paredes, estar enfrente de una multitud de personas y ser completamente imperceptible, e incluso permanecer vivo sin haber comido ni bebido en toda su vida. Y es que, como ya se ha dicho, Budo no es un niño corriente: es un amigo imaginario, surgido de la mente de Max.


Como todos los amigos imaginarios del mundo, Budo estará en la tierra siempre que Max siga creyendo en él; por eso mismo, sabe que su tiempo se está agotando, pues tarde o tembrano Max crecerá, se olvidará de él y entonces desaparecerá, como tantos otros antes que él. Hasta entonces, lo único que puede hacer es permanecer a su lado, ayudar a Max a comprender la realidad, que tan complicada le resulta a veces, y buscar la manera de existir para siempre. Sin embargo, el orden de sus prioridades cambia radicalmente cuando Max se encuentra en peligro y comprende que él es el único que puede salvarle.

En Memorias de un amigo imaginario, Matthew Dicks nos presenta una historia emotiva, inteligente y original cuya principal baza es la compleja naturaleza de Budo y del resto de los amigos imaginarios. Narrado en primera persona por este personajetan peculiar y dividido en capítulos cortos, la novela obliga al lector a plantearse conceptos tan complejos y universales como el momento en que un niño abandona la infancia, el poder de la imaginación o la razón de nuestra existencia.

Otro punto a favor son los personajes. Tanto los principales como los secundarios presentan suficiente complejidad como para que el lector los recuerde con facilidad y comprenda sus motivaciones al tomar las decisiones. Así, Budo, y Max a través de los ojos del chico imaginario, son los más interesantes, pero ni los padres del niño, ni sus profesoras, ni tampoco los otros amigos imaginarios que se cruzan en la historia se quedan atrás.

Si bien la premisa es enormemente original y está llevada a la práctica con bastante destreza, la historia resulta demasiado larga y puede hacerse algo pesada. Esto se debe a que la trama principal, el conflicto de la novela, no arranca hasta casi la mitad del libro, por lo que, el resto del tiempo, la única razón por la que el lector sigue adelante es la peculiar voz de Budo y su especial relación con Max.

En definitiva, Memorias de un amigo imaginario es una novela perfecta para quienes quieran disfrutar de una historia melancólica e inocente. Una historia cuyo universo, poco a poco, dejará de parecer imaginario y se irá volviendo a cada página más y más real..."











Os dejos un par de book-trailer que no están nada mal. 


0

jueves, 30 de marzo de 2017

30 DE MARZO


EL SOLAR 
Alfonso López

En esta pequeña novela gráfica el veterano dibujante Alfonso López nos situa en la España de la postguerra cuidando su contexto histórico y homenajeando a los tebeos y dibujantes que marcaron a varias generaciones. 


Pepe Gazuza, el protagonista de esta historia está fuertemente inspirado en el personaje Carpanta de Escobar, deja el campo de Miranda de Ebro y recupera su libertad. Tras un cómico encuentro con el Caudillo, se dirige a la gran ciudad en busca de un porvenir. Allí llega a uno de los lugares más típicos de aquella época: una pensión, donde coincide con un muy peculiar grupo de personajes. Siempre con optimismo, trata de encontrar una ocupación que le permita sobrevivir, pero su pasado se lo pondrá muy difícil. Al mismo tiempo, Petro – trasunto de Petra, otro de los personajes más conocidos de Escobar – emigra desde su pueblo y llega a la misma ciudad para trabajar de criada. En la casa donde desempeña su labor conoce a Alfonsito, un joven falangista muy intenso, quien se enamora perdidamente de ella y le pide ayuda para dotar al régimen del arma definitiva que la situará entre las grandes potencias mundiales. Con rapidez Alfonso López consigue que ambas tramas se mezclen y la comedia costumbrista da paso a una divertida historia de espionaje.
Un argumento sencillo y ambicioso que transcurre a un ritmo vertiginoso. Tienen un papel destacado los criminales nazis que utilizaban España como base para trasladarse a Sudamérica o que directamente se instalaban en la costa levantina o andaluza bajo el manto protector del franquismo. Es interesante observar la figura del fantasma, uno de tantos topos que se ocultaron a lo largo y ancho del país para evitar las represalias del régimen. Otros temas aparecen también esbozados en El solar: la caza de nazis llevada a cabo por Simon Wiesenthal, el inicio de la Guerra Fría tras el final de la Segunda Guerra Mundial o las diversas corrientes internas del franquismo que se iban a enfrentar años más tarde.
Todos estos personajes vivian en una España que cerró su último campo de concentración en 1947 y en la que la mayoría de la población española pasó penurias y miedo.No muy atrás quedaba una guerra civil que marco la vida y la convivencia, durante decenios, de los vencedores y de los vencidos. La situación de quienes habían luchado por la República fue dura ya que a la miseria general tenían que añadir sus dificultades para conseguir trabajo o la discriminación social y legal que padecían. Este es el contexto histórico en el que Alfonso López situa este remedo de la 13 rue del Percebe. 




0

miércoles, 29 de marzo de 2017

29 DE MARZO



CUENTOS DE LA CARCEL PARA EL NIÑO DE LA CEBOLLA
Miguel Hernández
Biblioteca de Castilla La Mancha

Ayer se cumplieron tres cuartos de siglo de la desaparición física de Miguel Hernández, el poeta pastor de Oleza, trasunto literario de Orihuela. Tras muchos años de olvido institucional la figura de Miguel Hernández resurge con fuerza. Su obra, su vida, su memoria son ahora objeto de culto. Este calendario no iba ser menos en recordarlo y significarlo. Lo que hoy os traigo está escrito desde la ilusión y la desesperación, desde la añoranza y el miedo, Escrito en la cárcel que fue su última morada y en papel higiénico. A ratos con lápiz escamoteado, a veces con la efectiva presión de una uña. ´Según cuenta Josefina Manresa, su mujer, de esta forma y manera le llegaron esos "manuscritos".

En sus últimos días, pudo conocer a su hijo tras las rejas. Lo sacaron de su celda entre dos personas. Lo dejaron agarrado a los barrotes. En la mano portaba un libro. Eran dos cuentos para su hijo. Antes de que terminara el encuentro trató de darle el libro al niño “y no lo dejaron”, escribe su mujer, Josefina Manresa. “Un guardia se lo tomó y me lo dio a mí. Cuando el niño supo leer lo hice dueño del libro, pero más bien su lectura le hacía llorar al acordarse de su padre. Ahí están los borrones de las lágrimas que caían en las páginas”, añade.

Al final los cuentos fueron cuatro y en la actualidad se encuentran bajo el auspicio de la Biblioteca Nacional de España. Os dejo el enlace 


Para significar este dia la Biblioteca de Castilla La Mancha, y basándose en esos cuatro cuentos, ha elaborado un material que remitió a todos los colegios y bibliotecas de su comunidad con el objetivo de difundirlos y de que se recuerde de forma especial la figura y la obra de Miguel. El material consiste en esos cuatro cuentos ilustrados ex-profeso y un video por cada cuento. Hay, también, una selección bibliográfica que han denominado "Para leer a Miguel Hernandez". Todo ese material os lo dejo a continuación.

LA GATITA MANCHA Y EL OVILLO ROJO



EL CONEJITO




UN HOGAR EN EL ÁRBOL



EL POTRO OSCURO




VIDEO PRESENTACIÓN CAMPAÑA "CUENTOS PARA SER PADRE"


Y POR ÚLTIMO "PARA LEER A MIGUEL HERNANDEZ"


Entre las flores te fuiste. Entre las flores me quedo.
Cancionero y romancero de ausencias
















0

martes, 28 de marzo de 2017

28 DE MARZO


DIEGO EN LA BOTELLA
Mar Pavon Cordoba
ilustrado por Roger Olmos 
2013

Con "Diego en la botella" Mar Pavón nos cuenta de la forma mas natural posible, con toques de humor y dosis de realismo mágico, el día a día de un niño que sufre un trastorno generalizado del desarrollo relacionado con el espectro autista, así como las tensiones que esto genera en su entorno mas inmediato, su familia. 
Diego, o Fidel en la versión catalana, ya nació dentro de una botella (hermoso simil) aunque su familia tardó en darse cuenta. Un niño que vive dentro de una botella y al que nadie parece escuchar o entender… y es que fijaos, da golpes al cristal, señala con el dedo y chupa el vidrio cuando le miran… y nadie se preocupa por saber por qué hace esas cosas o si significan algo y es que  Diego no quiere vivir de verdad en esa botella metafórica. 
Un dia (siempre hay un dia en el que las cosas cambian) decidieron llevaro a la doctora C.Rajera, experta en casos como el de Diego. Ese momento es su renacer. La doctora les explica que Diego tiene las mismas necesidades que cualquier niño, aunque necesita mucha paciencia. Poco a poco, sus padres entienden que sus agendas siempre repletas pueden esperar y que Diego necesita de ellos algo tan simple como es el tiempo y su cariño incondicional y eso es algo en el que toda la familia se tiene que volcar, y en el caso de Diego lo hace. 
Diego decide al final salir de la botella y romperla y, para él, pero también para toda su familia, empieza una nueva vida. 
Un relato emocionante que, sin duda impactará y nos hará ver de otra manera a todos esos Diegos que viven dentro de botellas y que, en muchos casos, solo necesitan de nosotros que nos tomemos la molestia de mirarlos con ojos de normalidad y que con un poco de ayuda y de paciencia les ayudemos a salir de ellas. Hay también notas críticas hacia una sociedad que no sabe qué hacer con los que son distintos y que opta por varios caminos, por el rechazo o la indiferencia.

Este libro está pensado para los primeros lectores cosa que parece todo un acierto porque es un texto lleno de luz y de elementos imaginativos que solo los más pequeños pueden entender con total normalidad. Aunque al resto no nos vendría mal su lectura. Las ilustraciones de Roger Olmos reproducen esa vida de Diego en la botella en la que, aparentemente es feliz, pero que solo es un escudo protector. Os dejo un enlace a su primer capítulo.






0

lunes, 27 de marzo de 2017

27 DE MARZO


LA CAJA DE LOS AGUJEROS 
Carmen Gil
Ilustrado por Mónica Carretero
2013


La caja de los agujeros es un libro donde se exalta el poder de la imaginación y nos muestra cómo con ella podemos cubrir cualquier carencia en nuestras vidas. Lo descubriremos gracias a Andrea que vuelve a casa con una caja llena de agujeros. Ella está contenta con su caja pero su madre no entiende su entusiasmo y le regaña por haber comprado una caja vacia y agujereada. Andrea insiste..."No está vacia".  
Ya en su habitación abre la caja y saca un agujero con forma de hoja de roble pero el dueño de ese agujero, que no es otro que el ratoncito Pérez,  se lo reclama. Es uno de los agujeros de su queso favorito y lo quiere de vuelta ya. 
Asi, poco a poco, va sacando agujeros y se los devuelve a sus dueños, todos personajes de cuentos.  Solo queda uno que nadie reclama. Es el mas negro y profundo. Andrea se aventura y se cuela por él llegando así al mundo de la fantasia, donde están todos los personajes a los que le había devuelto su agujero. 
Después de recorrer ese mundo llega al castillo de los deseos donde su rey le concede un deseo. Ella lo tiene muy claro, quiere que la sonrisa vuelva a iluminar el rostro de su madre. 
¡Que lejos le lleva su imaginación!
Un claro ejemplo de que soñar se puede, de que soñar se debe. 
Un libro para pequeños que nos vendría muy bien a los mayores. 





Os recomiendo que le echéis un vistazo al blog de Monica Carretero, la ilustradora. Veréis algunas ilustraciones del libro y como fué el proceso de creación de esta historia. ¡Ahh!, también disponible en la lengua del imperio.







0

domingo, 26 de marzo de 2017

26 DE MARZO


PALABRAS DE CARAMELO
Gonzalo Moure
Ilustrado por Fernando Martín Godoy
2002

Cuando Jani me envió la recomendación de este libro estaban a punto de fallarse los premios Goya 2017. Uno de los cortos nominados al mejor cortometraje documental estaba basado en esta historia. Aunque en su palmarés ya gozaba de algunos premios significativos este de los Goya no pudo ser. 
Palabras de caramelo viene de lejos en el tiempo ya que el libro vió la luz en 2002, hace ya 15 años y sin embargo podría haber sido escrito ayer mismo porque la historia de Kori, su entorno y su realidad siguen igual a pesar de los años. No ha perdido vigencia. 


Kori es un niño de 8 años que vive en Smara, uno de los campamentos de refugiados donde habitan los saharauis, en el hostil desierto argelino. Kori no conoce el sonido de las palabras. Es un niño sordo. Él las interpreta por el movimiento de los labios, de tal forma que su nombre es "Labios redondos, boca estirada: Ko-ri". Asiste a una escuela especial, con niños también especiales, siendo su único y mejor amigo un pequeño camello de nombre Caramelo. Para Kori, "El movimiento de sus mandíbulas y sus labios, rumiando, le hacía creer que los camellos decían palabras". Conocer a Caramelo supondrá para Kori un antes y después en la necesidad interior de contarle a todos lo que Caramelo le transmite. ¿Cómo contarle al mundo estas palabras en forma de poesía, si ni siquiera existe en su mente la palabra "poesía"? Poesías como esta: 


Los hombres buenos del cielo 

con sus mecheros encienden, 

cuando la noche se extiende, 

farolitos de hielo 

Kori recurre a Fatimetu, su maestra, siempre le ha tratado con ternura y será ella, sin saber muy bien cómo, quien le enseñe a escribir, a leer, el difícil reto de comunicarse con el exterior. 

"Fatimetu estaba contenta con sus progresos. Notaba que Kori amaba la escritura, y ya lo hacía mejor que otros niños de la escuela especial. Mejor incluso, pensaba ella, que que algunos niños de la escuela normal, que no sabían lo privilegiados que eran por tener ojos que veían, oídos que oían, y bocas que hablaban" 

Con el mundo de las palabras a su alcance, Kori escribirá en su cuaderno los versos que creía que Caramelo le dictaba con su lento rumiar. Poder comunicarse hará, que al menos Kori, abandone esa tierra forzada del silencio, hasta que Caramelo crece y llega el fatal desenlace, en forma de cruda realidad. 
Kori también creció, "luchó contra las barreras de la sordera y aprendió a hablar con voz extraña pero hermosa y rotunda". Se convirtió en un gran poeta, ganándose el respeto y la admiración de aquellos que, en tiempo de silencio, nunca pudieron ver más allá de su sordera. Un día, un afamado poeta saharaui se dirigió a Kori para decirle que había oído hablar de un hermoso poema suyo y le preguntó de dónde había surgido una inspiración tan profunda para escribir algo tan hermoso. A lo que Kori le respondió, que esos versos no eran suyos, él se limitó a escribir las palabras de un amigo antes de morir. Esas eran las Palabras de Caramelo 

No llores porque la vida se acabe, 
piensa que hemos vivido... 
Yo lo acepto, 
me voy con tu recuerdo 
a los pastos del cielo... 
Y mientras tú vivas, 
yo siempre estaré contigo. 
Tú aún no lo entiendes, 
pero cuando la noche te alcance, 
lo entenderás también, 
pequeño Kori, mi único amigo...




Gonzalo Moure viaja una vez al año a los campamentos de refugiados del Sahara y es allí donde conoce a su Kori real, en la persona de Fatimetsu, la niña que inspiró y a quien dedica este libro.




Realmente hermoso. Todo el texto en cursiva está copiado integramente del blog de BIBLIODIVERSIA que reseñó este libro en noviembre de 2012. Os dejo algunas cosillas mas. El video-recomendación de Sergio, de un cole de Niebla (Huelva), la guia de lectura de la editorial, un comic realizado por alumnos de 5º de primaria del CEIP Francisco Valdés y el trailer del corto nominado a los premios Goya. Un buen libro que da mucho de si. Gracias Jani.











                          ‘Palabras de Caramelo’, de Juan Antonio Moreno Amador


"El mundo del silencio acucia partes dormidas de nuestra mente" 
(Gonzalo Moure)






0

AUTORES