sábado, 8 de abril de 2017

8 DE ABRIL


MEDIA VIDA
Care Santos
Premio Nadal - 2017

Corre el año 1950. Sólo 5 niñas quedan esos días de verano en el internado de monjas. Como otras noches, dentro de una tienda de campaña hecha con sábanas y a la luz de las velas, esperan a Julia para comenzar jugar a "Acción o Verdad", su particular versión del juego de las prendas. Esa noche la prueba para recuperar la prenda implicará cierto riesgo. Tras dejar cada una su prenda y comenzar el juego, una tras otra intentan alcanzar el objetivo marcado que les haga recuperar ese objeto tan importante para cada una de ellas. El último turno será para Julia. Algo se torcerá. Tras los gritos, las voces y los llantos, Julia no vuelve, nada más sabrán de ella. En ese momento sus destinos quedarán marcados.

Tras un inicio tan tremendo y sobrecogedor como el que nos ofrece Care Santos, en el que un inocente juego (o quizás algo tenía que sólo lo hacía que lo pareciera) se convierte en algo no esperado, con el que ya habrá logrado captar toda nuestra atención, la autora nos traslada a 1981, al día en que se celebra una de esas bodas que levanta una inmensa expectación. Se casaban Carlos y Diana de Gales. Pero también ese día es el cumpleaños de dos de las niñas que participaron en aquel juego que acabó de forma tan abrupta y del que también se cumplen 31 años. Una fecha en la que se separaron y desde la que algunas de ellas perdieron totalmente el contacto. Y que mejor que una cena para reencontrarse, para ponerse al día de sus vidas, quizás para saber que pasó realmente aquella noche, limpiar el fondo de los cajones (como dice una de ellas) y puede ser que hasta pedir perdón y/o perdonarse. Una reunión que las servirá para desnudarse y para hacerse una serie de preguntas a las que se llega cuando se alcanza cierta edad

Sólo desde la perspectiva que nos dan los años sobre lo que hemos vivido y oído contar, nos damos verdaderamente cuenta de lo que ha cambiado la vida de las mujeres en general y sobre todo en España. Nos puede parecer que fue en tiempos muy lejanos o fruto de la imaginación, pero no hace ni siquiera un siglo, cuando en un internado hacían ducharse a las niñas con camisón, o les hacían vendarse el pecho, cuando sólo unos años más tarde en las playas de nuestro país podíamos ver a mujeres en bikini, topless o en algunos casos haciendo nudismo; o que hace poco más de medio siglo, y según en que carreras universitarias, la mujer no sólo era vista como un bicho raro en algunas carreras universitarias sino que además era tratada con displicencia.

Con esta novela Care Santos hace un homenaje a las mujeres de una generación que se tuvieron que enfrentar a una sociedad en la que hubo muchos cambios, que tuvieron que adaptarse a ellos de la mejor manera que supieron, que tuvieron que hacer un gran recorrido desde la educación que habían recibido a una sociedad que en nada se parecía a lo aprendido, una época que no fue nada fácil, en la que aun habiendo conseguido algunos logros todavía había que luchar contra la hipocresía de quienes se parapetaban en las viejas formas.

Care Santos ha creado unos personajes que te llegan al alma, cinco mujeres muy diferentes en sus formas, en sus anhelos, en sus vidas; cinco mujeres llenas de matices, que se enfrentan a la vida de manera diferente, pero que descubren que pese al tiempo transcurrido, su forma de vida y a que en principio pueden parecer tan diferentes, al final es mucho lo que las une, que se intentan mirar hacia delante, y se dan cuenta del verdadero valor de la amistad y del significado del perdón.

Media Vida es una historia poderosa, muy bien contada, con una narración con un ritmo ágil, tensión sostenida, con abundantes diálogos (no sería difícil convertirla en una obra de teatro, como la propia autora ha señalado), con un lenguaje sencillo y cuidado, en la que también encontraremos humor y algo de ironía.

(Reseña y crítica copiada integramente del blog "Leyendoyleyendo")

Os dejo este enlace por si queréis leer las prímeras páginas del libro.



0

viernes, 7 de abril de 2017

7 DE ABRIL


BENICIO Y EL PRODIGIOSO NAÚFRAGO
Autor e ilustrador Iban Barrenetxea
2016


Benicio tenía más de pobre que de pescador. Ambas cosas le venían de familia. Su barca estaba tan remendada como sus ropas y por caña de pescar tenía un palo de escoba, un cordón de bota y un oxidado clavo. Un día, (siempre hay un dia en el que las cosas cambian) pescando en el mar, atrapa a un pez bastante raro. De su boca sale un Prodigioso Náufrago. Tan agradecido está al pescador de que le haya salvado que le concede tres deseos. 


“El Náufrago se sacó el librito del bolsillo (…) El pescador jamás había visto una escritura como aquella. Cuanto más se acercaba al libro, más pequeña se hacía la letra. No solo eso; en lugar de quedarse quietas, las palabras correteaban por la página como si fuesen insectos. Hubo un momento en el que a Benicio le dio la impresión de que una de las letras se detenía, le miraba y le saludaba con una de su patitas antes de seguir corriendo por la página” (…).


Benicio se las ingenia para sacar el máximo partido sin darse cuenta de que va cayendo en una espiral muy peligrosa. Todo le parece poco y su codicia no tiene límites hasta que algo no previsto se vuelve en su contra. Esa ambición desmedida propia, quizás de quien no ha tenido suerte en la vida, se va desatando y las monedas de oros e le acumulan por montañas en la barca. Como era de esperar, la avaricia hunde el bote y todos descubrimos que Benicio ha sido su propio verdugo. 

Seguro que a estas alturas ya habréis establecido similitudes con uno de los cuentos clásicos de la mil y una noches. Este genio marino es una suerte de Mefístófeles. Puede que ahí radique la diferencia en cuanto a la diferencia del final.


Este pequeño análisis de Pablo Delgado, en su blog "Farenheit 451" me ha parecido acertado e interesante.

"Barrenetxea traza una historia con una prosa poética y singular acompañada con sus grandiosas ilustraciones cargadas de una elegancia estética y visual sin igual, y con su peculiar estilo en el que mezcla el realismo magistral con lo caricaturesco de unos personajes sonrosados y algo desgarbados. Ayudan a mostrar los dibujos cómo el personaje central Benicio, pasa de ser un ingenioso planificador a un fracasado por culpa de ese deseo humano y desordenado de adquirir o poseer más de lo que uno necesita. Un grado de alteración mental que está relacionado con su incapacidad de controlar la reformulación de sus “deseos” en el momento en que sus “necesidades” (por la pobreza) son eliminadas por el Prodigio Náufrago."


0

jueves, 6 de abril de 2017

6 DE ABRIL


ALMA Y LA ISLA
Mónica Rodriguez
Ilustrado por Ester García
Abril 2016

“Llegó de la mano de mi padre. Era muy negra. Solo se le veían los ojos blancos y asustados y los bucles cayéndole por las mejillas. 
Para llegar hasta aquí había hecho un viaje muy largo. Yo lo sabía. Pero a mí solo me parecía un demonio”.
Este es el primer párrafo de la novela. Es la primera impresión de Otto al verla entrar en su casa de la mano de su padre.  Alma, una niña negra que no puede comunicarse con sus rescatadores (llegó a la Isla en una patera y el padre de Otto la encontró medio muerta en el mar), pero encuentra un medio de comunicarse con Otto gracias a su amuleto. La relación entre los pequeños es muy real: primero muestra la negación de Otto a querer nada de ella, quizá por miedo, por resentimiento al tener que compartir a su familia con ella…, pero luego va evolucionando hasta convertirse en una verdadera amistad. El amuleto hace que Otto tenga unos sueños muy reales que le muestran la vida de Alma antes de tener que huir de su hogar, cómo ha perdido a su familia y cómo debe adaptarse a su nueva vida, lo que le hace intentar entenderla un poco más. El final es agridulce, no lo voy a negar, no acaba mal, pero no acaba como los lectores esperábamos que acabase (o por lo menos, yo quería que acabase así), lo que es una muestra más de la realidad y es que ¿por qué todos los libros deben contar historias felices?
Los niños también deben enfrentarse a la vida para poder entenderla, y la vida no siempre es de color de rosa. No quiero terminar la reseña sin mencionar las maravillosas ilustraciones de Ester García, que nos hacen coger un cariño especial a todos los personajes, especialmente a esa Alma de vestido amarillo, que se nos quedará para siempre en el corazón.  
(Reseña de Elena Martínez -"El alijo" -)

En una entrevista la autora manifestó esto:

El drama humano de la inmigración, acrecentado en los últimos años, siempre estuvo muy presente rondándome la conciencia. Un día leí una noticia sobre la isla de Lampedusa donde están tan saturados los centros de acogida que a veces los pescadores, que participan en las labores de rescate, acogen a los niños en sus propias casas. Entonces lo supe. La historia estaba ahí, no sabía aún cómo iba a desarrollara ni qué iba a suceder, pero esa era la historia que yo quería escribir: la relación entre el hijo menor de un pescador y una niña que rescatan del mar y que acogen en su casa. El conflicto entre los niños está inspirado en la relación de mi hija menor con Amaina, la niña saharaui que pasó con nosotros tres veranos. 

Alma son todos esos niños -y adultos- que tienen que abandonar su tierra, su familia, todo lo conocido, arriesgando cuanto tienen, incluso la vida, para alcanzar una tierra en la que esperan recuperar su dignidad y en la que no siempre lo consiguen. Son los que llegan y también los que mueren en el camino. Las cifran son escalofriantes. Solo el año pasado, más de un millón de inmigrantes irregulares y refugiados, es decir, más de un millón de personas, llegaron a Europa, la mayoría por mar. De ellos, 270.000 son niños, 26.000 llegaron solos, 10.000 han desaparecido. Más de 3.600 personas murieron en el intento. Tratemos de poner a esos 270.000 niños en fila, con sus nombre, sus sueños, sus miedos, sus miradas, sus llantos y sus risas. Todos son Alma.

"Alma y la isla" vio la luz hace un año, tal dia como hoy. Obtuvo el XIII Premio Anaya de Literatura Infantil y Juvenil, 2016 y fue incluida, merecidamente,  en la White Ravens, 2016. Podeis leer el primer capítulo. Pinchad en la portada del libro. Anaya ha elabora una completísima guia de lectura y actividades a la que podeis acceder pinchando en su portada. 

          


Mónica Rodríguez

Mónica Rodríguez nació en Oviedo en 1969 y reside en Madrid desde 1993. Es licenciada en Ciencias Físicas, especializada en Energía Nuclear. En 1994 comenzó a trabajar en el Centro de Investigaciones Ciemat del Ministerio de Ciencia e Innovación. Compagina su trabajo con la escritura y su familia (tiene tres hijas). En 2008 deja el trabajo en dicho centro para dedicarse por entero a la literatura infantil y juvenil. Tiene publicados ya varios libros, y ha recibido galardones, como el Premio de Novela Juvenil del Ayuntamiento de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en 2007, el Premio de la Crítica de Asturias en el mismo año, el Premio de Literatura Infantil Ciudad de Málaga en 2010 por La bicicleta de Selva y el Primer Premio en la XXX edición del Concurso Vila d'Ibi 2011 con La última función. Estos dos últimos publicados en Anaya, junto a la serie Candela y la novela Manzur, o el ángel que tenía una sola ala.


Ester García

Ester García nació en 1984 en Cáceres. Creció rodeada de cuentos, lápices y literatura en una ciudad repleta de cigüeñas. Comenzó a dibujar desde muy pequeña. Es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, donde descubrió la ilustración como vocación. Desde 2008 reside y trabaja en Madrid como ilustradora, dibujando aves y otros sueños, aunque cuando puede explora y viaja fuera de la mesa y de los papeles. Recientemente ha sido seleccionada en muestras como la 30ª Edición de la Mostra Internazionale d'lllustrazione de Sàrmede, la IV Edición del Catálogo Iberoamericano de Ilustración, o the Sharjah Exhibition for Children's Books Illustrations.

0

miércoles, 5 de abril de 2017

5 DE ABRIL

SI YO FUERA MAYOR
Eva Janikovszky
Ilustrado por László Réber

"Todos los niños saben, incluso los más pequeños, que ser travieso es más divertido que ser bueno. Ser siempre bueno es terriblemente aburrido, y muy cansado. Si estás sentado sin moverte durante mucho tiempo, se te duermen las piernas. Si intentas comer con cuchillo y tenedor, el filete sale volando fuera del plato. Si te lavas las manos y las dejas bien limpias, para cuando has terminado los demás ya hace tiempo que están en la mesa. Los adultos dicen una y otra vez: ¡No seas travieso! ¡Sé buen chico! O bien: ¡Obedece!"

Esto es lo que piensa un niño que fantasea con ser adulto, permitiéndose hacer todo lo que no le está permitido y esta es su historia. El protagonista de este libro está cansado de que le digan lo que debe hacer: obedece, no te muerdas las uñas, ordena los juguetes, lávate las manos, etc... Y para él eso es terriblemente aburrido. Por eso él se imagina siendo mayor y todo lo que le gustaría hacer llegado ese momento. Le gustaría caminar hacia atrás, sentarse sobre los pies, acariciar a los gatos callejeros, tener una jirafa de mascota, llevar siempre zapatillas, etc... 

Se enamoraría de una mujer que compartiera su sentido del humor, que al asustarla no se enfade, que juegue con él y también se imagina teniendo muchos hijos con los cuales compartiría todo: hacer carreras, jugar al escondite o pilla pilla, campeonatos de patinete, pero siempre ganaría él, su papá. Porque papá siempre tendría el globo más grande, comería el helado con más bolas, porque para eso es MAYOR.


Pero las últimas dos páginas hacen reflexionar a los niños que para poder crecer y ser mayores tendrán que seguir unas reglas como abrigarse, no morderse las uñas, ordenar los juguetes y una larga lista de cosas, porque todo será estupendo cuando uno sea mayor, pero ¿por qué papá y mamá que son mayores siguen aún esa larga lista 

“¡Qué injusto es ser un niño! Mientras se nos dice lo que debemos hacer en todo momento, los adultos hacen lo que quieren y cuando quieren. “

Todo un clásico de la literatura infantil. Uno de los libros más leídos por los niños húngaros (¡y los de otros 20 países donde fue traducido, hace 50 años!), que sigue siendo actual.  


Para coleccionistas....por  un ejemplar de la primera edición en español se pueden llegar a pagar hasta 100 €

Éva Janikovszky fue una de las autoras infantiles más influyentes de la literatura húngara. Sus libros han sido traducidos a más de 35 idiomas. En 1973, ganó el Deutscher Jugendliteraturpreis. Sus historias se centran en lo cotidiano y en las relaciones entre niños y adultos. Fue presidenta del IBBY (International Board for Young People) durante casi veinte años.

László Réber, artista autodidacta, tras la Segunda Guerra Mundial, permaneció algún tiempo en un campo de prisioneros de la URSS, donde aprendió el arte del dibujo. Tras su liberación, comenzó a trabajar como cartelista, caricaturista y animador, desarrollando un trazo inconfundible.


0

martes, 4 de abril de 2017

4 DE ABRIL


LA CAJA DE LAS PALABRAS
Mar Benegas
Ilustraciones de Eva Vazquez
2014


“Cuando Ari le dijo a su madre: –Mamá, ¿qué es metáfora?, ella contestó: –Cariño, esa palabra aún te queda grande.

La niña acude entonces a su padre y repite la pregunta. El padre le contesta lo mismo, y agrega: Hay palabras que tendrás que guardar hasta que estés preparada para saber su significado.”




La niña acude entonces a su padre y repite la pregunta. El padre le contesta lo mismo, y agrega:
"Hay palabras que tendrás que guardar hasta que estés preparada para saber su significado."
La madre sugiere: esperar, tener paciencia. El padre sugiere: guardar las palabras para después, y estar preparado. Ari, que tal vez entendió bien el asunto, actúa: se dispone a coleccionar. Busca una caja bonita para guardar dentro las palabras de las que no entiende el significado y así, día a día, se encontrará con nuevas palabras que según parece, “le quedan grandes”. Su colección crece cada día, y las guardaba como un tesoro: 

anónimo, batiburrillo, condensación, intríngulis, psicología, lar, onomatopeya, acrílico…, pero su preferida entre todas seguía siendo metáfora.


Se impacienta porque ve que todavía no es mayor y no le explican. Pero, cuando cumple 8 años, ese día sus padres le regalan un diccionario. Por fin, podría saber el significado de todas las palabras que había coleccionado. Abrió la caja, leyó cada una, excepto su primera palabra, metáfora, que prefirió no saber su significado. 
Las ilustraciones de Eva Vázquez enriquecen el texto creando e imaginando el mundo de Ari, de cómo ve y siente la niña, su vida. Libro sugerente para leer y mirar más de una vez. Puede, además, incitar a jugar con las palabras y utilizar el diccionario.





0

lunes, 3 de abril de 2017

3 DE ABRIL


El niño que quería construir su mundo
Keith Stuart 
Trad: María del Puerto Barruetabeña Diez 
2017

A Sam, un niño de ocho años con trastorno del espectro autista, le conoceremos a través de los ojos de Alex, quien hasta el momento en que su esposa le echa de casa, se había negado prácticamente a asumir sus responsabilidades como padre. Para él, éstas se basaban únicamente en trabajar y llevar dinero a casa. El problema vino cuando empezó a refugiarse en el trabajo para no enfrentarse a su hijo. Y se estaba perdiendo su infancia. Su propio hijo empezó a ser para él un gran desconocido. Y todo por su incapacidad para comunicarse con él, por no saber como enfrentarse a sus reacciones, a su conducta. Había dejado sola a su esposa, Jody, en la tarea de educar a su hijo. Hasta que ésta dijo "basta". 
Y cuando Jody le pone entre la espada y la pared, no tendrá más remedio que empezar a comportarse como un padre. Le costará. Porque sus miedos no se van de un día a otro. Pero encontrará en un juego, el minecraft, una gran ayuda. A través de él y compartiendo horas de juego con su hijo, empezará a conocerle. Y se dará cuenta de que Sam también tiene ambiciones. Que es consciente de sus limitaciones, pero esto no le impide tener también sueños. Y además, es capaz de grandes cosas. Y es entonces cuando Alex se da cuenta de todo el tiempo que ha perdido.

"Creo que es el discurso más largo que le le oído pronunciar. Nada de tartamudeos, ni interrupciones. Intento no mostrar ningún tipo de reacción, pero me parece revelador. Y esa es otra de las cosas raras que tiene el autismo: es siempre una montaña rusa de altibajos que te pone el estómago en la garganta. Un minuto se lanza contra mí de forma agresiva en el salón y al siguiente me habla con la mayor elocuencia que le he visto en la vida. Casa nunca hay término medio: es la paternidad con el volumen a tope. La paternidad a la enésima potencia."

Basado en parte en la propia vida del autor, éste ha sabido crear una historia absolutamente creíble, auténtica, muy real. Una historia con la que conectas desde la primera línea y que te mantiene totalmente enganchada hasta el final. Un final que cuando llega te entristece, porque no quieres despedirte de ninguno de sus personajes. Sin duda, este libro va a estar entre mis mejores lecturas del año.

Es increíble lo fácil que ha sido pasar por alto eso entre todo lo que estaba pasando: la lucha con el autismo, las batallas diarias por el colegio, la comida o la ropa. Es una persona y quiere cosas, quiere entender su lugar en el mundo. Y lo que yo debería hacer es ayudarle. Sam no es solo algo que me ha pasado a mí.

(Reseña copiada integramente del blog "Mis lecturas y mas cositas". )
 


0

domingo, 2 de abril de 2017

2 DE ABRIL


ANTONIA PURPURINA
Maria Espluga
2012

Antonia es una niña diferente. Su vida no es como la de los demás niños. Vive con su abuela, a su madre la ve de vez en cuando y nunca, nunca, ha ido al colegio. Su madre es actriz de teatro y nunca se sabe ni cuando viene ni cuando se va por eso atesora esos momentos. Antonia es lista aunque no ha ido al cole aprende de todo lo que le rodea.
De su abuela y sus amigas aprende los nombres de las flores, de las plantas, de los insectos. De los amigos de su madre, que son todos extravagantes y divertidos, aprende otras cosas del mundo exterior. 
Antonia merienda con domadores de circo, toma el té con profesores de canto y hace excursiones con expertas en planetas y constelaciones. Antonia toca el acordeón, pinta; sabe hacer ganchillo y las croquetas de la abuela. Con su abuela, hace trucos con las cartas, se pone plumas en el pelo y juega con las telas que se encuentra en casa, telas de otros mundos, de otros lugares, como ella.
Es feliz en ese mundo rodeado de mayores pero quiere tener amigos de su edad, ir al cole y aprender como lo hacen los niños de su edad. Su madre siempre ha sido contraria a ello, dada su mala experiencia cuando era niña: “Una escuela de mujeres rectas, donde no la dejaban bajarse los calcetines”. Por eso, cuando al fin su madre cede y le permite asistir a la escuela, Antonia espera con ansia que llegue el momento, está segura de que “en la escuela van a enseñarle palabras para nombrar todo lo que lleva dentro”, y de que va a conocer a niños y niñas muy interesantes (pues ha oído hablar de ellos a sus abuelas). Con sus zapatos relucientes, su cuaderno nuevo de tapas negras, su estuche y su mochila de colores chillones, Antonia vive con emoción su primer día en clase y conoce a sus compañeros: la alumna popular, el chico deportista, y Martín, el de las orejas grandes. Pero integrarse es difícil, sobre todo si tienes un pelo que parece un nido de urraca, y una verruga en la nariz.

En este, su primer libro infantil, Maria Espluga desarrolla el mundo interior de una niña diferente, especial, que sabe más de cosas de mayores que de chicos de su edad, pero a través de sus ojos de siete años observa el mundo que le rodea a su modo: su madre ausente y los estrafalarios amigos que trae de sus viajes, su abuela, que la enseña y la acompaña, su mundo interior lleno de luces y sombras (“tan pronto se siente inmensa, capaz de abrazar el mundo, como se transforma en una garra que se le aferra al cuello y la ahoga”)… Todo ello con un lenguaje depurado, honesto, creíble y poético al mismo tiempo. Desde las primeras páginas, el personaje de Antonia Purpurina nos cautiva por su inocencia, su ilusión y sus ganas de vivir el mundo que le rodea. Y nos hace sufrir al mismo tiempo, igual que sufre Antonia por ser diferente. Pero el libro tiene un final optimista y reconfortante, simbólico y mágico. En las ilustraciones, de la propia autora, se condensan y complementan estas emociones, cuando vemos el rostro de Antonia Purpurina disfrutando de su soledad, de la compañía de su abuela, de su primer día de escuela, y también sufriendo las burlas de algunas compañeras. 

Un canto a ser únicos y dar lo mejor de nosotros mismos. 

¡Viva Antonia Purpurina por tener un corazón diferente! Y ¡vivan sus rizos! Porque como dice su abuela “parecen nidos de urracas donde se puede encontrar cualquier cosa”

(El texto es un compendio, y una mezcla, de las reseñas vistas en la revista Babar y el blog "Tirando del rizo". )
0

AUTORES