sábado, 15 de abril de 2017

15 DE ABRIL


LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS
Manuel Rivas
1996
"La lengua de las mariposas" es  un relato del libro de Javier Marías "¿Qué me quieres, amor?". Aunque el libro merece tratarse en su conjunto por su gran calidad literaria, tened en cuenta que hablamos de Javier Marías, hoy nos centraremos en tres de sus relatos que fueron la base de la película del mismo nombre. A parte del que le da título al film los otros dos relatos son "Un saxo en la niebla" y "Carmiña". Moncho, el personaje principal, será su nexo. 
Tanto el  relato como la película  empieza ya centrada en su personaje principal, Moncho, un niño que comienza en la escuela. Moncho es un niño con un pensamiento estereotipado y pesimista sobre los profesores. Su padre le creó la idea de que los profesores eran personas que pegaban a sus alumnos cuando hacían algo mal, ya que él en sus tiempos de escolar era golpeado por sus profesores al portarse mal. No tarda en darse cuenta de que su profesor no era como los que le había contado su padre. Comienza a formarse una relación de mucha admiración y confianza hacia su profesor Don Gregorio. Hay un espíritu muy machadiano flotando en el ambiente de esa pequeña escuela. 

Don Gregorio, su profesor, era un hombre bueno con pensamientos e ideas liberales cosa que, en el contexto histórico de esta historia estaba mal visto.  Él, creía que las personas debían ser como las mariposas, libres en su andar, en su recorrido por la vida. El vínculo que tenía Don Gregorio con Moncho fue creciendo cada vez más, y los padres del niño, al darse cuenta de esto, quisieron agradecer la labor docente y de complicidad del profesor, regalándole un traje. La relación que habían establecido, había hecho que Moncho perdiera el miedo a los desconocidos, teniendo cada vez más ganas de saber y descubrir nuevos aprendizajes, cosa que los padres valoraron y reconocieron al docente. 


                         "(Moncho) –Cuando uno se muere, ¿se muere o no se muere?
(Don Gregorio) –¿En su casa qué dicen?
–Mi madre dice que los buenos van al cielo y los malos al infierno.
–¿Y su padre?
–Mi padre dice que de haber juicio final, los ricos se irían con sus abogados. Pero a mi madre no le hace gracia.
–¿Y usted qué piensa?
–Yo tengo miedo.


El verano de aquel 1936 aparte del calor trajo también una guerra civil y una búsqueda, por parte de los vencedores, de todo aquel que estuviese en contra del pensamiento impuesto, y en medio de todo eso se encuentraba Don Gregorio. Muchos trataron de esconderse por tener pensamientos e ideales diferentes, así, la familia de Moncho tuvo que deshacerse de toda evidencia de pensamiento liberal y los padres avisan al niño que se calle, y que si le preguntan por el traje del profesor, lo niegue todo, para no sufrir las consecuencias del Estado. La familia finalmente, se pone a favor del Estado, hablando mal de estas personas comunistas, que fueron poco a poco encontradas, y gritándoles “rojos” al pasar en una camioneta dónde los llevan a todos. Moncho comprende la situación, y al pasar, también llega a insultar y lanzar piedras contra los comunistas mientras grita, entre los que se encuentra su propio profesor, aún habiendo sido parte fundamental de su vida y una referencia durante mucho tiempo para él, acaba odiándolo y uniéndose al pensamiento de la masa.
La guerra exige las más absurdas definiciones, y los odios no sólo apremian sino que se cimientan desde la autoridad (aun en la mente de un niño). 

Don Gregorio: En el otoño de mi vida yo debería ser un escéptico, y en cierto modo lo soy. El lobo nunca dormirá en la misma cama con el cordero. Pero de algo estoy seguro: si conseguimos que una generación, una sola generación, crezca libre en España, ya nadie les podrá arrancar nunca la libertad. Nadie les podrá arrancar ese tesoro.


Jose Luis Cuerda, director de la película, habla así de este relato.


"La lengua de las mariposas" es uno de los cuentos que más me han impresionado en mi vida.Creo sobre todas las cosas en el instinto de conservación. El hombre, después de inventarse a un dios todopoderoso, pero incapaz de ahorrarnos la muerte, tuvo que inventarse también la vida eterna para satisfacer ese instinto. Lo que ocurre es que, si para salvar la vida, uno tiene que poner a su mejor amigo como escudo en el camino de las balas, u ofrecer su hija a violadores asesinos, probablemente el tal cobarde no vuelva a levantar cabeza, beba mucho alcohol para olvidar y no sea capaz de enseñarle el alma a ningún espejo en el resto de sus días. La conclusión sería que, por si acaso, nadie tiene derecho a poner a nadie en el dilema de tener que elegir entre su propia vida y la vida de sus familiares y amigos o entre su vida, la de sus familiares y amigos, y la defensa de las convicciones de uno, de sus sentimientos o de su autoestima. De eso, entre otros muchos asuntos, quiero creer que habla " La lengua de las mariposas".


Don Gregorio a Moncho : (...) Los libros son como un hogar. En los libros podemos refugiar nuestros sueños para que no se mueran de frío. Tome, se lo presto. (Le entrega un ejemplar de La isla del tesoro, de Robert L. Stevenson). Estoy seguro de que le va a gustar.


Os dejo un enlace a los tres relatos 
y el podcast de LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS




0

viernes, 14 de abril de 2017

14 DE ABRIL


LA MAESTRA REPUBLICANA
Elena Moya
2014



Para Valli Querol, hija de unos humildes masoveros de Morella, la Gue­rra Civil no terminó en 1939, sino que se prolongó en una batalla clan­destina y en un largo exilio. Durante esos años de lucha, secretos y sacrificios inconcebibles, Valli nunca perdió la esperanza de recuperar aquella sociedad igualitaria con la que soñó mientras estuvo becada en la Residencia de Señoritas de Madrid. Tras la llegada de la democracia, Va­lli regresó a Morella y volvió a ejercer de maestra, pero la sociedad que se encontró distaba mucho del espíritu republicano por el que tanto había luchado y las viejas rencillas entre familias seguían sin olvidarse.



Décadas más tarde, en el momento culminante de la burbuja inmobi­liaria, el nuevo alcalde de Morella planea la venta de la antigua escuela por una cantidad astronómica de dinero, para lo cual contempla varias ofertas que la convertirían en un casino, en pisos o en un centro satélite del elitista colegio de Eton, gracias al interés personal por Morella de uno de sus profesores. Con lo que no contará el alcalde es con la oposi­ción y el tesón de la octogenaria maestra republicana, que hará todo lo posible por evitar que su escuela se convierta en moneda de cambio entre políticos corruptos.

Una metáfora de nuestro tiempo, de la corrupción política y la desesperanza social en la que vivimos, y de cómo un espíritu luchador puede ponerlos en jaque a la vez que recupera unos valores de honestidad y justicia casi olvidados.
Esta novela más allá de plantear un simple argumento hace un recorrido por la historia y proporciona temas para reflexionar. La historia de una mujer luchadora, incansable que siempre pensó que el mundo podría ser mejor.

El famoso escritor e hispanista Paul Preston opina así de este libro:

«Elena Moya evoca con prosa ágil y cautivadora ambientes tan dispares como el de la vida cultural de la Segunda República, la corrupción urbanística de la España contemporánea e incluso el exclusivo mundo del internado de Eton. Una novela apasionante que atrapa al lector desde la primera página y a la vez le hace reflexionar sobre la azarosa vida política de España en las últimas décadas. A través de su personaje principal, la entrañable y valiente maestra republicana, muestra la fuerza de los principios éticos frente a los intereses económicos y reivindica grandes ideales. Aporta nostalgia por un pasado idílico, indignación por el presente y hace soñar con un mundo mejor». 





La educación constituyó uno de los grandes compromisos sociales de la democracia de la Segunda República. El objetivo era configurar el estado docente, que llevaría la cultura y la enseñanza a los rincones más remotos del país para construir una sociedad más justa, libre, equitativa y solidaria.
Las maestras de la república participaron de forma comprometida y valiente en el desarrollo de en este proyecto. Representaban el modelo de mujeres modernas e independientes. Ellas serían las responsables, en buena medida, de la construcción y difusión de la nueva identidad ciudadana, al educar a su alumnado en los valores de igualdad, libertad y solidaridad, tanto a través de la transmisión en los contenidos en las aulas como, sobre todo, con su ejemplo personal.
Mujeres comprometidas con la igualdad social y de género, eran conscientes de que cada pasos que daban representaba el dibujo del camino por el cual otras transitarían. Con su interés por innovar, investigar y desarrollar un discurso propio en el ámbito de la educación se embarcaron en los viajes de estudios, participaron en las Misiones pedagógicas, ocuparon puestos de dirección en los colegios y formaron parte de organizaciones sindicales, políticas y asociaciones feministas y ciudadanas. Fueron pioneras en procesos de innovación y practicas pedagógicas que abrían las aulas a una metodología activa y participativa.
Porque creían en la igualdad derribaron los muros que separaban a los alumnos y alumnas, proponiendo prácticas de relación que les permitiera compartir intereses y conocimientos. Una coeducación que les posibilitaría aprender a compartir la vida en igualdad.

Este proyecto quedo interrumpido tras la guerra civil, con la terrible depuración ejercida por el bando vencedor sobre un magisterio comprometido con las ideas republicanas. En las maestras, la represión fue especialmente terrorífica, al intentar acabar física y simbólicamente, con los valores de igualdad y autonomía que ellas representaban.
Sus vidas son el testimonio del compromiso con la educación, la justicia y la igualdad. Su recuerdo forma parte de nuestro presente y el inicio de nuestro futuro.


0

jueves, 13 de abril de 2017

13 DE ABRIL


UN TROCITO DE HORIZONTE
Arturo Abad
Ilustrado por Miguel Cerro
2014

Al horizonte le falta un trocito
a la derecha de donde se pone el sol.
Por ese hueco saltan los peces
y las botellas que esconden mensajes secretos.

Esta es la historia de un pirata-poeta que lanza poemas al viento para alegrar a las gaviotas. Su mayor afán, cansado ya de tanta playa y tanto puerto, es llegar hasta el horizonte y conocer su secreto, saber que es lo que se oculta tras él. 
Rumbo al horizonte navega pero cuando se va acercando él se aleja. Asi da varias vueltas al mundo sin conseguir alcanzarlo. Llega a pensar que no lo consigue porque lleva demasiado peso y tira por la borda todo aquello que no le es útil pero ni por esas.
Tal era su desesperación que buscando soluciones recordó un juego de su infancia..... "Al escondite inglés... sin mover las manos ni los pies." . Las reglas de los juegos infantiles son sagradas y hasta el horizonte las debe respetar aunque al principio ni siquiera el juego daba resultado. Poco a poco se fue produciendo el acercamiento. Al final consiguió que el horizonte le regalase un trocito del lugar por donde se pone el sol.

El ilustrador presenta las páginas como si fuesen casillas de un juego de mesa y dan al lector la apariencia de avance hacia su meta.

El autor nos cuenta en su blog como "nació" esta historia:

"El título original iba a ser “El pirata que quiso saber qué hay detrás de horizonte”, pero se nos quedaba muy largo y daba demasiados detalles de la historia. El cuento surge por la obsesión que de niño tenía por jugar al escondite inglés, un juego que me apasionaba, y de la poesía que encierra la imposibilidad de alcanzar elementos como el sol, o el horizonte. Aunando ambos conceptos me salió una historia de un pirata poeta que quería averiguar qué había detrás del horizonte, y lo único que sabía hacer era jugar al escondite inglés.
Lo escribí hace un par de años, una versión para ser contada con mucho más humor y un final ligeramente distinto, sin embargo, al adaptarlo al álbum ilustrado, no sé por qué, la historia quiso salir de otra manera, con versos de seda, aroma y risa, y a mí me encantó."

Nuestra historia, la de nuestras tierras y nuestras gentes, está repleta de ejemplos de sueños que parecían inalcanzables. El esfuerzo y el tesón de hombres y mujeres que nos precedieron en el tiempo han hecho grande el mundo en el que vivimos. Ellas y ellos alcanzaron su "horizonte". El universo tiene sus reglas y el hombre tiene sueños que trata de alcanzar, a pesar de esas reglas. 



0

miércoles, 12 de abril de 2017

12 DE ABRIL


ELENITA
Campbell Geeslin
Ilustrado por Ana Juan
2006


Elenita es la hija de un artesano vidriero a la que le encanta la labor del padre, una labor antigua y además creativa ya que para crear formas hay que soplar el cristal líquido a través de un tubo desde en cual salen mágicamente bellas figuras.
Un día Elenita confiesa al padre el deseo de ser artesana como él. El padre se niega en aceptar que una niña pueda emprender una labor “de hombre”. Elenita duda sobre si emprender su camino o quedarse con su padre pero al final gana su curiosidad por el mundo y por no dejarse vencer por una sociedad patriarcal y estricta. Es así que Elenita emprende su viaje a Monterry (México) para aprender el oficio del padre, vestida de hombre de la cabeza a los pies para sortear la primera barrera machista.
A lo largo del viaje Elenita encuentra numerosos amigos a los que entretiene con su música. Ellos la acompañan hasta la llegada a la fábrica de vidrio. Aquí los vidrieros miran con cara divertida este joven bajito tan atrevido y le permiten probarse. Elenita piensa en su padre y sopla con todo el cariño del mundo Estrellita, la famosa canción. Milagrosamente de su música aparece una estrella, dejando a los vidrieros con la boca abierta. Así, es admitida al taller para desarrollar la profesión. Al poco tiempo Elenita puede volver a enseñar todo lo que ha aprendido a su padre al cual, después de esta gran lección de humildad, no le queda que pedirle perdón y aceptarla en su taller.
Una  historia de valentía: “Pues cualquier sueño es posible para quien se escucha a sí mismo, vence el miedo y emprende un camino”
La historia es ambientada en México. Se pueden reconocer fácilmente elementos de la cultura mexicana como las canciones populares que canta Elenita: Estrellita y Golondrina. A darle al libro el toque de ensueño contribuye la ilustradora valenciana, ganadora del premio Nacional de Ilustración en el 2010, Ana Juan, que hace que los personajes cobren vida y fuerza, dejándonos con ganas de viajar con el libro una y otra vez.


0

martes, 11 de abril de 2017

11 DE ABRIL


LEÓN FELIPE PARA NIÑOS
Edición de Manuel Lacarta
Ilustrado por Marina Seoane
1984  - Reeditado en 1999.


Hoy me voy a tomar una licencia poética, nunca mejor dicho, y vamos de poesia, pariente pobre y olvidada de la literatura contemporanea, y de uno de los representantes mas especiales de la generación del 27, León Felipe, que tal dia como hoy hubiera cumplido 133 imposibles años. Este farmaceútico zamorano que acabó, después de administrar hospitales en Guinea, de coquetear con el teatro y de ser bibliotecario en México, siendo profesor de español en Las Vegas, fue un poeta tardío, como Unamuno. De esos pocos que llegan a la poesia en la madurez y que conservan el aliento del poeta hasta el final de su vida. De él dijo Octavio Paz 
"León Felipe, auténtico poeta y mezcla de Whitman, Manrique y cómico de la legua "


Esta selección que ha hecho el poeta madrileño Manuel Lacarta pensando en los niños recoge poemas de sus libros mas emblemáticos: "Versos y oraciones del caminante", "Español del éxodo y del llanto", "Ganarás la luz", "Llamadme publicano", «Como tú», "Rocinante".....
Poco mas voy a decir de él salvo que es uno de los poetas mas olvidados de nuestra literatura y que tal dia como hoy, su imposible cumpleaños, me apetecía recordarlo. Una edición mexicana de su "Antologia rota" me acompañó durante mucho tiempo y muchos momentos. Os dejo su palabra y su voz (dejó grabaciones sonoras de muchos de sus poemas). Que en la eternidad que le cobija los cumpla feliz, Don León.


Como ha de ser tu voz...


Ten una voz, mujer, 
que pueda 
decir mis versos 
y pueda 
volverme sin enojo, cuando sueñe 
desde el cielo a la tierra... 
Ten una voz, mujer, 
que cuando me despierte no me hiera... 
Ten una voz, mujer, que no haga daño 
cuando me pregunte: ¿qué piensas? 
Ten una voz, mujer, 
que pueda 
cuando yo esté contando 
las estrellas 
decirme de tal modo 
¿qué cuentas? 
que al volver hacia ti los ojos 
crea 
que pasé contando 
de una estrella 
a 
otra estrella. 
Ten una voz, mujer, que sea 
cordial como mi verso 
y clara como una estrella.


Así es mi vida, piedra,
como tú.
Como tú,
piedra pequeña;
como tú,
piedra ligera;
como tú,
canto que ruedas,
como tú,
por las calzadas
y por las veredas;
como tú,
guijarro humilde de las carreteras;
como tú,
que en días de tormenta
te hundes en el cieno de la tierra
y luego
centelleas bajo los cascos
y bajo las ruedas;
como tú, que no has servido
para ser piedra
de una lonja,
ni piedra de una audiencia,
ni piedra de un palacio,
ni piedra de una iglesia...,
como tú,
piedra aventurera...,
como tú,
que tal vez estás hecha
solo para una honda...,
piedra pequeña
y
ligera.

(Paco Ibañez musicó este poema)



Y de este se encargó Serrat


En 1937, León Felipe escribe un largo poema titulado La insignia, en el que increpa ácidamente a Inglaterra por su complicidad ante la masacre española. Os dejo un pequeño y significativo fragmento:

Inglaterra,
eres la vieja Raposa avarienta,
que tienes parada la Historia de Occidente hace más de tres siglos,
y encadenado a Don Quijote.
Cuando acabe tu vida
y vengas ante la Historia grande
donde te espero yo,
¿qué vas a decir?
<... >
y ahora por cobardía,
por cobardía y avaricia nada más
porque quieres guardar tu despensa hasta el último día de la Historia.
has dejado meterse en mi solar a los raposos y a los lobos confabulados del
/mundo
para que se sacien en mi sangre y no pidan enseguida la tuya.
Pero ya la pedirán,
ya la pedirán las estrellas.



0

lunes, 10 de abril de 2017

10 DE ABRIL



OREJAS DE MARIPOSA
Luisa Aguilar
Ilustrado por André Neves
2008

"Mara es especial y nada ni nadie conseguirá restar valor a sus cualidades porque su madre le ha dado la clave para salir airosa de cualquier crítica: autoestima, imaginación y espontaneidad".

Mara, la protagonista de esta historia que nos recomienda Alberto Celdrán. Es una niña larguilucha, de orejas grandes y pelo encrespado. Su aspecto despierta las burlas de sus compañeros, quienes no paran de meterse con ella.



¡Mara es una orejotas!

A Mara, como a cualquier niño, tanta "maldad" le afecta y cuando llega a su casa pregunta a su madre.


Mamá, ¿tú crees que soy una orejotas?


Que las orejas de Mara son grandes es una realidad incuestionable que la niña tiene que admitir y aceptar, pero para que lo haga de una manera natural, sin crearle traumas, la mamá le enseña a querer su cuerpo con imaginación, transformando por medio de historias fantásticas esos aparentes defectos en virtudes. 
Gracias a las historias de su madre Mara convertirá sus grandes orejas en orejas de mariposa que revolotean sobre la cabeza y pintan de colores las cosas feas; sus viejos zapatos en zapatos viajeros llenos de experiencias por su paso por el mundo o sus calcetines rotos en dedos curiosos. 
Pero lo que es mucho más importante, con el paso del tiempo desde el respeto y sin ofensas, enojos, ni malas palabras, Mara aprenderá a responder a sus compañeros y a que no le afecte la opinión de aquellos que utilizan la burla de sus defectos como arma arrojadiza para hacerle daño. Su madre desde el cariño le enseña que lo verdaderamente importante no está en el aspecto físico ni en lo que dicen los demás. Lo realmente importante es quererse a uno mismo y para ello lo primero que tenemos que hacer es aceptarnos como somos. Por supueto, Mara gracias a su madre y sus fantásticas historias, lo logrará.



En estos tiempos en donde vivimos en una sociedad obsesionada con la imagen y con el qué dirán. Una sociedad que lucha de manera exagerada y enfermiza contra las huellas que deja el paso del tiempo en todos nosotros o que es capaz de poner en riesgo la salud y la calidad de vida en pos de un canón de belleza inalcanzable para la mayoría, resulta tremendamente grato encontrar libros que muestran a nuestros pequeños que nuestro verdadero valor como personas no está en nuestro aspecto físico, o la ropa con la que nos vestimos. Que nuestra felicidad únicamente la encontraremos si logramos aceptarnos tal y como somos sin importarnos en exceso lo que los demás digan de nosotros. Además este libro nos da un camino a los adultos para afrontar esas situaciones tan desagradables, que se dan desde que los niños son muy pequeños, en donde los supuestos "fuertes" o cabecillas de la clase empleaban los defectos físicos, las diferencias externas... como arma arrojadiza contra el más débil. 
Potenciando la imaginación de los más pequeños "Orejas de mariposa" nos propone buscar respuestas vitales, positivas, y, porque no, cargadas de fantasía, que les sirvan como antídoto contra las burlas y las humillaciones y con las que poco a poco consigan hacerse fuertes.

 Visto en http://rz100.blogspot.com.es


Hay un blog que suelo visitar de vez en cuando porque no solo comenta libros de este tipo sino que los trabaja y los aplica en su aula. Es el "Aula de  Elena - Diario de una maestra". Me ha gustado muchísimo lo que comenta en relación a este albúm ilustrado. Tanto es así que, aún a riesgo de hacer esto un poco mas largo de lo normal y parecer un poco pesado, os lo reproduzco. El tema lo merece. 




Creo que es un libro muy adecuado para trabajar en la escuela, a partir de los 6 años, porque los niños son niños y lo tienen todo en estado puro (a veces, también la crueldad) y se burlan de los demás abiertamente (mientras que los adultos, habitualmente, lo hacen por detrás).

Por eso creo que es esencial hablar abiertamente de ello, poner ejemplos, leer libros sobre el tema... para que, por una parte, interioricen qué conductas son inadecuadas (y dejen de hacerlas de forma natural) y, por otra, se sientan fuertes y tengan estrategias si alguna vez son objeto de burla (en definitiva, aumentar su autoestima).

Nosotros, en clase, ya hemos hablado de este tema, porque soy muy tajante cuando oigo una burla hacia un compañero (sea por una característica física, de su carácter, de su situación personal... en fin, cualquier crítica no constructiva). Intento poner cara de "esto es inaceptable o intolerante" para crear "efecto choque" en ellos, que sientan que mi actitud ha cambiado radicalmente ante un hecho de este tipo. Pero también intento no resultar "amenazante", es decir, que no dejen de burlarse por el hecho de que "Elena se enfada", porque no resolvería el problema y se burlarían por detrás. Más bien muestro una actitud de rechazo total pero no enfado, más bien sorpresa, descuadre, porque creo que se trata de educar, no de reprimir. Y siempre hablamos sobre el tema y explicamos que cada uno tiene unas características únicas (que uno es alto, otro bajo, uno rubio, otro moreno, otro muy ágil, otro muy  ingenioso...) y que no hay nadie mejor que otro. ¡Sólo diferentes! Y que menos mal... porque ser todos iguales ¡sería aburridíííííísimo!
0

domingo, 9 de abril de 2017

9 DE ABRIL


MIENTRAS PUEDA PENSARTE
Inma Chacón
2013



"No sé quién soy. Tengo casi cuarenta años, un trabajo estable y bien remunerado como creativo de una de las agencias publicitarias más solventes de Europa y un currículum que acredita cada paso de mi vida laboral. Mi nombre figura en mi expediente universitario, en los certificados de mis másteres, en mis notas del colegio, mi DNI, mi pasaporte y el libro de familia de mis padres, con mi fecha y lugar de nacimiento, el número de tomo y la página del registro donde me inscribieron al nacer. Todo oficial, todo correcto, todo legalmente constatado.

Pero no sé quién soy."

A los cuarenta años, Carlos, un creativo de publicidad de éxito que vive en Valencia, descubre que los padres, con quienes se ha criado, no son en realidad sus padres biológicos. Él es uno de los niños que fueron robados y dados en adopción de forma ilegal con la complicidad de un médico, una monja y un taxista. En las mismas circunstancias que Carlos, se encuentra su amigo José Luis, un abogado al que su madre confiesa antes de morir que le compraron al nacer. La relación de los dos amigos con sus padres adoptivos ha sido muy diferentes: mientras la madre de José Luis le ha tratado siempre como a un hijo, Carlos ha sentido el rechazo de la suya durante toda la vida. Sin embargo, Carlos no quiere saber nada de sus orígenes, y tratará de disuadir a José Luis de que emprenda una búsqueda, en la que él se niega a participar.
Cuarenta años antes, en una casa cuna de la provincia de Valladolid, María Dolores González es una joven de 17 años soltera y sin pareja conocida, que da a luz un bebé. A las pocas horas del alumbramiento, le comunican que el niño ha muerto de una extraña infección. Pero algo en su interior le dice a la joven que las cosas no son lo que parecen.
Se inicia así una novela de vidas paralelas, llena de emoción, angustia y suspense, que caminan afanosamente con el único objetivo de conocer toda la verdad de la historia, por dolorosa que ésta pueda resultar.

Esta emotiva novela nos muestra todos los puntos de vista de una misma historia, contándolos desde diferentes momentos, en pasado y en presente, para intentar comprender el motivo, las razones de esos sucesos. Diferentes planos narrativos se van entrelazando para confluir en un desenlace sobrecogedor a la vez que impactante, y desde luego, no deja indiferente. Una historia de niños robados en la época del franquismo narrada bajo varios puntos de vista.


Estructurada en tres partes y dividida en 57 capítulos cortos, lo que le confiere un ritmo de lectura bastante alto. 


¿Queréis leer el primer capítulo?







0

AUTORES