sábado, 20 de mayo de 2017

20 DE MAYO


DIAS DE MENTA Y CANELA
Carmen Santos
2009

“Creo que los españoles somos reacios a recordar que no hace tanto años, éramos nosotros los que debíamos emigrar para poder salir adelante. Es como si ahora que vivimos bien, consumimos como si nos hubiéramos vuelto locos y nos hemos convertido en receptores de inmigrantes, nos diera vergüenza recordar que España siempre fue un país del que la gente emigraba a América, o a la Europa rica en los años sesenta, para poder comer de caliente”
Asi se manifestaba la autora en una entrevista a propósito de este libro en el que nos cuenta la historia de Clara Rosell y de Hector Laborda. Clara Rosell es una valenciana felizmente casada con Emilio (un abogado ya algo fondón, que fuera en el pasado novio de su hermana Anita) y madre de dos hijos (tipo Zipi y Zape), decide volver a trabajar incorporándose a la redacción de un periódico sin tener experiencia alguna en la materia, lo que le crea grandes inseguridades.

Una noticia en internet atrae su atención: la muerte de un emigrante español, Héctor Laborda, en la localidad de Düsseldorf, ciudad alemana en el que, junto con su familia, nuestra protagonista pasara sus años de emigrante. La imagen de este español, viejo, sólo, y rodeado de curiosos recuerdos de otra época, como una botella de Fundador y una raída Biblia abierta por un durísimo salmo, y sus propios recuerdos de niña emigrante, será lo que le haga intuir que detrás de todo ello puede haber una buena historia.
Y la hay. 
Animada por su esposo, convence a su jefe y viaja a Düsseldorf acompañada de Héctor, un empresario zaragozano, hijo del fallecido, y hasta el que le ha llevado el inicio de su investigación. No es ajeno al interés de Clara el hecho de haber vivido parte de su infancia precisamente en Düsseldorf, junto a su familia. Su padre también emigró en busca de sustento y un mejor futuro para los suyos.

En Düsseldorf conoceremos a un curioso y viejo jesuita, Antonio Vargas, amigo del fallecido y a Elke, la mujer por la que Héctor (padre) renunció a su esposa y a su hijo. Gracias a ellos nuestra protagonista podrá ir formando el puzzle de la vida del difunto Héctor.

Gracias a ellos conocerán parte de los misterios que envolvieron la vida de Héctor y deberán averiguar por su cuenta las restantes piezas. Finalmente, la intriga se resuelve; Clara y su acompañante reconstruyen los terribles sucesos que golpearon a Héctor y que le llevaron a una vida de desolación y a la muerte en la más absoluta soledad.

Claro que los investigadores aficionados tendrán tiempo para enredarse en un complejo juego que parte del coqueteo y continua con la pasión enfebrecida de quienes tratan de anteponer su deber de fidelidad a sus deseos. Habrá que leer el libro para saber que pasa al final entre ellos. 

"Carmen Santos logra trasladarnos la angustia de esa vida alejada de la patria, que embalsama el recuerdo de sus costumbres y rectos principios junto con buenas dosis de distorsión para defenderse de un modo de vida extranjero, olvidando que el mundo sigue girando, incluso para aquella España aislada y monolítica en apariencia. Una vida en la que los tópicos (el sol, el autogiro, el submarino, el éxito de Massiel en Eurovisión) son muestras del genio hispano y en la que aquello en lo que no se despunta se atribuye a la envidia, al complot extranjero. 
Es el drama de la emigración uno de los ejes vertebradores de Días de menta y canela asomándonos a una parte de nuestra historia que no parece haber tenido mucho eco en el cine o en la Literatura, ni tan siquiera en estudios académicos. Una etapa que según la autora, se olvida por vergüenza, por no recordar que en aquella época muchos españoles tuvieron que salir fuera de su país, con pobres maletas de cartón, para ganar el pan que no podían lograr en su país. Y con sus remesas contribuyeron también al desarrollo de una España que ya apenas reconocerían a su regreso. 

Huyeron del hambre y la penuria pero volvieron (los que lo hicieron) a una España que se parecía más (salvo en lo político) a Alemania o a Suiza que lo que habrían podido imaginar; a una España en la que los pueblos de pescadores se habían convertido en paraísos para el turismo y donde las descocadas extranjeras podían exhibirse igual de frescas que en sus países sin que las autoridades lo impidieran. Condenados, por tanto a ser ya extranjeros en cualquier lugar del mundo. Pero quizá el motivo de este olvido sea también el de no mirar de frente el mismo drama que hoy se vive en nuestras calles, el de los emigrantes que aquí vienen con la misma intención que la de aquellos que se fueron. Y no basta afirmar, como hace el padre de Clara en un pasaje de la novela, esa idea de que “los de ahora vienen sin papeles”, pues la motivación que les mueve es la misma y frente a ella no hay traba burocrática que se interponga. Y Días de canela y menta también nos abre a la reflexión sobre los motivos para la falta de integración. 
Pensemos en por qué nos parece tan divertida la escena en la que Massiel se impone a Cliff Richard o en el rechazo que los cuadraos -perdón, los alemanes- inspiran en el padre de Clara, el escondido desprecio mezclado con cierto complejo de inferioridad; y sin embargo, cómo exigimos que otros adopten nuestras constumbres y renuncien a las suyas. No es fácil hallar un término medio, quizá no lo haya, pero comprender la razón del otro es un paso y empatizar con nuestros compatriotas emigrados de aquella época es un buen comienzo"
Tomado de alguna parte de la que he perdido referencia. 
0

viernes, 19 de mayo de 2017

19 DE MAYO


TRENFUGIADOS
Jose Campanari
Ilustrado por Evelin Davidi
2017

"El otro día estábamos mis primos y yo en casa de mi abuela y Juan, el pequeño, comentó:
—Ayer llevamos a a escuela comida no pere... prerec... perecele..., bueno, de esa que no se pone mala, para los trenfugiados.
—Ah ¿si? —dijo mi abuela, que siempre le deja hablar a su manera.
—No se dice trenfugiados —le corrigió Laura, la sabelotodo."

Así empieza esta historia en la que unos niños, que son primos, charlan en casa de su abuela sobre lo que son los trenfugiados; Laura, la prima sabelotodo, rectifica el vocablo.....refugiados; intentan entender por qué han salido de sus casas y todo comienza cuando uno de los primos.
 Juan, el que los llama trenfugiados, dice que han llevado comida para ellos a la escuela. 

Las ilustraciones nos cuentan casi tanto o mas que el texto. La libertad y bienestar de unos niños tienen predominantemente tonos pasteles, enfoncando los personajes antes que los fondos. Su ropa, pelo, estampados florales por las páginas, en un ambiente tradicional que nos transporta a las casas de pueblo con esas cocinas enormes con suelo de baldosas viejas, mesas grandes para mucha familia, chimenea… 
Hay referentes al pueblo donde los niños van en verano, a la unión familiar con esos primos que pasan tiempo juntos y duermen juntos. 
Cualquiera de nosotros, en cualquier momento podemos ser refugiados, o trenfugiados, como dice Juan, es por eso que abrir los brazos a los demás es fundamental. 

Un libro de un tamaño más bien grande que resalta las relaciones sociales como valores fundamentales, la comunicación y el escuchar como hace la abuela, sin censurarles. Rescata momentos cotidianos envueltos en los problemas de nuestro presente en un tono alegre que es el de los niños, con un ánimo cariñoso sin la dramatización que por otro lado no sería coherente con los personajes. El final es travieso, mirando la narradora al lector e imaginando a un niño queriendo dejar un espacio también en su habitación al acabar el libro. Se retrata a los refugiados como personas iguales a través de las ilustraciones.

"Los niños empiezan a intercambiar impresiones entre ellos sobre qué se entiende por trenfugiado. Juan ha inventado esta palabra porque cuando se subieron al tren estaban mojados. Y en su idioma, “mojados” se dice “fugiados”. 

Los trenfugiados se mojaron porque para llegar aquí tuvieron que pasar por mucha agua. Y cruzaron porque sus casas eran una catástrofe. 

– Es una catástrofe tan grande que nadie puede limpiar sus casas, ni nada de eso – dijo Pedro (él sabe muchas cosas porque es el mayor) 

La abuela, que nunca se mete en nada, está emocionada por la conversación de sus nietos. 

Mientras tomábamos la merienda, la abuela nos contó la historia de algunos vecinos del pueblo que cuando eran pequeños se fueron a otros países. Huyendo del hambre, huyendo del frío, huyendo de la guerra. 

Y después de un largo silencio, Juan comentó: 

– Esos niños y esas niñas también fueron trenfugiados, bueno, o tremolados, porque hablaban nuestro mismo idioma, ¿verdad?"




0

jueves, 18 de mayo de 2017

18 DE MAYO



LOS DIREFENTES
Paula Bossio
2012

"Un día desperté y noté algo raro…"

Es desconcertante cuando te das cuenta de que algo es extraño en cada uno de los que te rodean; en la calle, en la escuela y en el parque… a menudo te preguntas por qué son tan raras las personas, aunque esas sensaciones se desvanecen cuando llegas a casa y te sientes bien; cómodo y normal entre los tuyos. 

La protagonista es una niña que repentinamente empieza a ver lo extraño que parecen ser las personas que se encuentra en la calle, aun cuando hagan cosas convencionales. Con frases cortas e ilustraciones sugerentes, llenas de color y de elementos en los que se puede distraer la mirada, Los direfentes narra la sorpresa ante lo diferente y la tranquilidad que genera lo que se cree normal y conocido. 
Los direfentes aparecen en cada página, nuestra protagonista parece no haberse percatado antes de ellos... los ve en cada esquina, cada parque, cada paradero de bus... los ve hasta a la salida de la peluquería. El libro presenta un giro final cargado de sentido que impulsa al lector a volver sobre las ilustraciones y a hacer una segunda lectura, y es que,  al final, todos somos un poco direfentes.

Libro álbum que trata las nociones de lo normal y lo cotidiano y las confronta con lo que se considera extraño o diferente; invita a reflexionar sobre la auto-percepción y la importancia de aceptar las particularidades de cada quien. Obtuvo Mención Honorífica en la Convocatoria de Libro Ilustrado del Ministerio de Cultura de Colombia en 2011 
0

miércoles, 17 de mayo de 2017

17 DE MAYO


NOCTURNO
RECETARIO DE SUEÑOS
Isol Misenta
2012

"Se oscurece, llega la hora de ir calmando los ánimos y prepararse para el descanso, una hora que a los niños generalmente no les gusta porque implica dos tareas muy fomes: parar de jugar y, en ocasiones, bañarse. ¿Habrá un recuerdo de infancia más latoso que cuando tu mamá te gritaba que llegó la hora de acostarse, justo cuando se está en la mitad del juego, cuando se te había ocurrido otra idea genial o te faltaba un pelo para salvar el mundo? Volver a la realidad, ponerse pijama, lavarse los dientes y a la cama y con la luz apagada ¡qué horror!"
                                                                    Sandra Peralta


Con este preámbulo de Sandra Peralta os traigo el primer libro para leer con la luz apagada en el silencio, oscuridad y tranquilidad de la noche; un compañero que nos regala imágenes luminosas para inspirar nuestros sueños. Es de la escritora e ilustradora argentina Isol,  ganadora del premio Astrid Lindgren, uno de los galardones más prestigiosos del mundo en literatura infantil y juvenil, está inspirado en la ilusión infantil de la autora de escribir un libro con pintura luminosa (de esa que tienen las estrellitas reflectantes que se suelen pegar en el techo). Los sueños se pueden realizar y como un juego de grandes inspirado en la niña que es Isol, nos regala diversas imágenes para sueños distintos,  para cada noche.

Cada página nos muestra 2 imágenes distintas alternadamente. Una que se ve a simple vista y otra que (tras cargar la página frente a una lámpara) aparece cuando la luz se va. Entonces aparece la magia, otro mundo, el mundo onírico de lo que está más allá, de lo que no se ve con una simple mirada.
Podría decirse que es un inspirador de sueños. 
Hoy, todo esto, os lo va a contar la autora de este recetario de sueños. 


Otro video para que lo podáis apreciar. 


0

martes, 16 de mayo de 2017

16 DE MAYO

¿QUÉ ES UN NIÑO?
Beatrice Alemagna
2009
"Un niño es una persona pequeña. Es pequeño sólo por un tiempo; después se hace mayor. Crece sin ni siquiera darse cuenta. Despacio, despacio y en silencio, su cuerpo se alarga. Un niño no es un niño para siempre. Un buen día cambia. Los niños tienen prisa por hacerse mayores. Algunos niños crecen, parecen felices y piensan: «¡Qué bonito ser mayores, ser libres, decidir todo solos».


Beatrice Alemagna es una de las escritoras/ilustradoras preferidas de Alberto Celdrán, nuestro padrino de Abril, y no es de extrañar porque basta ver su obra para hacerse incondicional. 
Con "¿Qué es un niño?" nos invita a dar  un paseo por el recuerdo de nuestra infancia, a revivir sensaciones que se han ido difuminando  al crecer. La sensación de conocer y acercarse al mundo de la manera en la que lo hacen los niños, desde la ingenuidad, la ilusión o el temor más absurdo no tiene parangon. Es por eso que este álbum ilustrado es también una demanda que apela directamente a los progenitores, invitándoles a recordar la felicidad de esa primera etapa vital con el objetivo de concienciarnos sobre que debemos protegerla.

El mensaje que subyace es claro :

"Todos los niños son pequeñas personas que van a cambiar."

"Un niño tiene manos pequeñas,
pies pequeños y orejas pequeñas,
pero no por eso tiene ideas pequeñas.
Las ideas de los niños a veces son grandiosas,
divierten a los mayores, les dejan boquiabiertos
y les hacen decir: “¡ah!”.

...................................

"Los niños suelen tener prisa por hacerse mayores pero no todos se alegran cuando lo son... tomar decisiones sin que nadie nos guie y nos ayude no siempre es fácil"

....................................

"Hay niños que deciden no crecer y seguir siendo niños para siempre: se transforman en adultos capaces de conmoverse por un rayo de sol o un copo de nieve."

Estamos ante un manifiesto de la crianza respetuosa que nos enseña que los niños y la niñas necesitan amor y comprensión por encima de todo. Necesita que se les valore por lo que son, se les acompañe en esa etapa de su vida y que se les mire con cariño. 
Beatrice nos enseña como nos ven los niños: raros. Aún así nos regalan todos los dias su amor incondicional, sus sonrisas capaces de alegrar cualquier dia gris, sus abrazos que curan cualquier herida. Cada dia nos enseñan algo. Cada dia aprendemos algo de ellos. 

0

lunes, 15 de mayo de 2017

15 DE MAYO



BIBLIOBURRO
Jeanette Winter


"En un pueblito de Colombia vive un hombre que ama los libros. Se llama Luis. En cuanto ha leído un libro, lleva otro a casa. Pronto su casa se llena de libros. Diana, su mujer, se queja.

–¿Qué vamos a hacer? ¿Comer libros con arroz?


Luis se pone a pensar. Finalmente se le ocurre una idea.
«Podría llevar mis libros hasta las zonas más apartadas y compartirlos con los que no tienen. Un burro podría cargar los libros, y otro burro me llevaría a mí… ¡y más libros!» Luis compra dos burritos fuertes. Se llaman Alfa y Beto."

Esta es una historia de una historia real y verdadera. Es
 la historia real de Luis Soriano, que vive en La Gloria, un pueblo remoto del norte de Colombia. Ávido lector que descubrió el poder
transformador de la lectura gracias a su experiencia como maestro de escuela. Quiso compartir su colección de libros con los niños y los adultos de las aldeas aisladas, situadas en los montes más alejados, donde los libros escaseaban. En la mayoría de casas no había ningún libro. 
Luis con sus dos burros empezó a llevar libros a esas aldeas en el año 2000. Comenzó con una colección de 70 libros que ha crecido hasta alcanzar los 4.800 ejemplares, la mayoría de ellos procedentes de donaciones. Ahora el Biblioburro transita por los montes cada fin de semana. Alrededor de trescientas personas esperan con entusiasmo los libros que les lleva Luis. 




"Los niños de El Tormento corren a recibirlo.Luis insiste en leerles un cuento antes de que escojan los libros que van a 
llevarse prestados.

—Hoy tengo una sorpresa para ustedes —dice.
Rebusca detrás de los libros y saca varias máscaras… ¡de cerditos!

—Pónganse las máscaras. Hoy les voy a leer un cuento de cerditos.

Cuando termina el cuento, cada uno puede elegir un libro. Los niños sujetan bien sus libros, se despiden y regresan a sus casas.  Luis, Alfa y Beto vuelven a casa, cruzando montañas, praderas y arroyos, hacia donde se pone el sol."


Además de tener el Biblioburro itinerante, el maestro Soriano construyó una biblioteca local donde niños y adultos de las diferentes veredas van a consultar y a leer en la tarde. Es el único espacio de encuentro con el conocimiento y donde la gente puede llegar a tener acceso a la información. Además, constituye la única institución educativa de La Gloria. 
La larga lengua del imperio también llega hasta aquí porque Biblioburro iniciará, si no lo ha hecho ya, el programa llamado “Biblioburro Very Nice”, para aprender a hablar inglés.


Un pequeño rincón del mundo es ahora más rico
 y esta es su historia.


De esta historia, aparte de darnos cuenta de que este mundo necesita muchos Luis Soriano, también debemos darnos cuenta, y valorar, el privilegio  y la suerte que tenemos al tener bibliotecas bien nutridas cerca de nuestras casas, librerias y lugares casi mágicos, como la libreria de Chus,  repletos de libros que no solo nos hacen grandes sino que nos ayudan a entender, si es que eso es posible, este mundo en el que vivimos.... y el otro, el de la fantasia, también. 






Os dejo este video en la lengua del imperio, para ir acostumbrándonos a su presencia
0

domingo, 14 de mayo de 2017

14 DE MAYO


LA LEYENDA DEL LOBO CANTOR
George C. Stone
1976

"

"El Lobo cantaba a la Montaña, que era orgullosa.
El Lobo cantaba para Todos.

Su Canto era de Amor.
A la Tierra. A la Vida.
La verdad de su Alma. Un arroyo sin fin.
Era ya antiguo cuando vino el Hielo.
En los tiempos de Dirus, el Gran Lobo Terrible.

Quien no siente este Amor, no puede cantar.
Y llamará maldad a la Canción. Indigna de los lobos.
Así era Rufus. Rufus, el lobo tirano. El destructor.
Él y sus fieles se llevaron la Canción.
Y, durante milenios, el Cielo estuvo vacío.

Pero el arroyo siguó fluyendo. Uniendo el Pasado y el Futuro.
Dirus regresó.
Su búsqueda fue larga. Pero segura.
Pues el Espíritu vivía, esperando.
Liberado, resurgió su Poder.
El Lobo recobró su libertad. La Tierra toda.

El Lobo canta a la Montaña que es orgullosa.
El Lobo canta para Todos."



Ayer leía la triste noticia de la desaparición del único lobo blanco que quedaba en el parque de Yellostown (EEUU). Una hembra de 12 años que fue tiroteada furtivamente en un entorno donde se supone que los animales están protegidos. Un flash mental rescató de mi memoria, y de mi libreria, el libro que os traigo hoy. Lo leí por primera vez un verano de los 80 y lo releí años después. Una edición de bolsillo de Plaza&Janés que aún conservo. 


Nos cuenta la leyenda del tiempo en el que los lobos perdieron su canto y de cómo lo recuperaron, consiguiendo así nuevamente la esencia de su alma, el Canto a la Vida. Hay una metáfora que resulta muy clara: Dirus, el opresor lobo rojo, el que no canta, reprime el canto en sus semejantes tildándolo de despreciable costumbre propia de coyotes, que desde su perspectiva no son más que seres inferiores. 
Lobo, el protagonista, encarna el espíritu libre e independiente de líderes y manadas que lleva a cabo un viaje épico para dar cabida a su propia descendencia cantora en un mundo hostil, de lobos represores del canto.  Y, en el curso de la descripción, capta la hermosura inconmensurable de la Naturaleza en todos sus aspectos. Observamos y escuchamos a Lobo mientras explora su mundo; cazando para comer, buscando pareja y criando a su camada.
 La interdependencia esencial de las criaturas selváticas se manifiesta en la relación de Lobo con los otros animales. 
Esta historia no solo nos brinda una imagen exacta de la vida del lobo, sino también una fascinadora e inquietante parábola, que hace sentir una profunda veneración por la belleza y la libertad del mundo natural.

La presencia del hombre, en esta historia, es nula. Todo un canto de amor a la naturaleza y al mundo animal, y tal vez, la expresión más conmovedora de la vida salvaje.



Un grupo madrileño de rock, de los años 90, compuso una canción a propósito de este libro y de esta historia. La música puede que os guste o nó pero la letra estoy seguro de que sí. Os dejo ambas.



Era la canción del lobo
vieja como el propio tiempo
un canto de amor a la tierra
un canto de amor al cielo.

Alguien quiso transformarla
porque no entendió su letra
y llamó maldad al canto
y asesino al poeta
y dejó durante años vacío al cielo
y negó a la montaña su derecho al eco
y dejó durante años vacío al viento
y negó a la montaña su derecho al eco.
Arrancó la palabra de la garganta del lobo cantor
pero su canción siguió fluyendo
como el agua del río va acercándose al mar
para fundirse en un canto eterno.

Hizo el lobo frente al aire
al que vomitó del pecho
una nota tan aguda
como un cántaro lleno.

Supo que el amor, el aire
donde su canto revuelca
la verdad de su alma
el amor a la tierra.
Y llenó de notas de nuevo al cielo
devolvió a la montaña su derecho al eco
y llenó de notas de nuevo el viento
devolvió a la montaña su derecho al eco.

Y volvió la palabra a la garganta del lobo cantor
y su canción siguió fluyendo
como el agua del río va acercándose al mar
para fundirse en un canto eterno.
0

AUTORES